Dictaron la prisión preventiva para los 9 policías acusados de asesinar a Alejandro Martínez en una comisaría de San Clemente del Tuyú

  



En una resolución de más de 100 páginas el Juez de Garantías Diego Olivera Zapiola dio por sentado que las pruebas recolectadas avalan la organización de un plan criminal para asesinar a Alejandro Martínez a golpes dentro de la Comisaría III de San Clemente del Tuyú durante la madrugada del 17 de noviembre.

 

Ante esto, rechazó todo pedido de las defensas de falta de mérito e informó que todos seguirán con prisión preventiva hasta la realización del juicio en su contra.

 

los policías José Pereyra (34), Christian Rohr (30) y Maximiliano Munche (47) quedaron imputados como coautores del delito de “homicidio triplemente agravado por alevosía, ensañamiento, por el concurso premeditado de más de dos personas y por haber sido cometido por miembros de una fuerza de seguridad abusando de sus funciones.

 

Como partícipes secundarios del homicidio fueron imputados, en tanto, Laura Chiarullo (35), Evelyn Garófalo (27), Jaqueline Mansilla (30), Carla Cantarella (29), Sandro Mujica (34) y Miguel Boulos (53).

 

El juez Olivera Zapiola dio así curso al pedido del fiscal Martín Prieto, quien consideró que los cinco hombres y las cuatro mujeres detenidos “planificaron dar muerte” a Martínez, quien había sido detenido horas antes, “asignándose y cumpliendo cada uno de ellos un rol determinado”.

 

El requerimiento fiscal se presentó a partir de las medidas de prueba incorporadas a la causa, especialmente las autopsias realizadas al cuerpo de Martínez, que indicaron que el hombre falleció como consecuencia de una “asfixia mecánica” y también que sufrió numerosos golpes en distintas partes del cuerpo.

 

Desde el inicio de la instrucción, ocho de los policías brindaron declaración indagatoria y en todos los casos rechazaron las acusaciones, mientras que el único que prefirió no declarar fue Pereyra.

 

El juez dispuso en su fallo la morigeración de la prisión preventiva en el caso Cantarella, quien podrá cumplirla de manera domiciliaria, bajo la modalidad de control de monitoreo electrónico.

 

La muerte de Martínez se produjo en la madrugada del jueves 18 de noviembre, luego de que el hombre fuera detenido por provocar daños en el Gran Hotel Fontainebleau de San Clemente, donde se hospedaba.

 

A partir de la intervención inicial del fiscal Pablo Gamaleri, de la Unidad Funcional de Instrucción N°11 descentralizada de La Costa, se practicó la autopsia del cadáver, que reveló que había fallecido a causa de una “asfixia mecánica” y que además había sufrido golpes y lesiones.

 

En base a las pruebas recolectadas, dos días más tarde fueron detenidos los policías, que desde entonces se encuentran alojados en distintas dependencias penitenciarias provinciales. Tras estas medidas, el ministro de Seguridad provincial, Sergio Berni, y las defensas de los efectivos cuestionaron los resultados de la autopsia, por lo que se dispuso otra.

 

La segunda autopsia, realizada nuevamente en el Instituto de Ciencias Forenses de Lomas de Zamora, confirmó los resultados de la primera e, incluso, estableció que el cuerpo presentaba lesiones que no habían sido notificadas en el análisis inicial.

 

Tras la nueva autopsia, Virginia Creimer, médica legista, forense y perito del particular damnificado, dijo a Télam que se “confirmó la abrumadora existencia de lesiones” que no solo fue constatada por ella y su equipo, sino que además por los peritos de la Policía bonaerense: “Dijeron literalmente ´está recagado a palos´, en varias oportunidades. Y reveló que en el dorso y en los miembros superiores “marcaban el borde de la suela de un borceguí”.

 

“Lo mataron a golpes. La policía lo tendría que haber cuidado y no lo hizo. Si él tuvo una crisis, lo tendrían que haber llevado a un hospital, y en lugar de eso salió muerto de la comisaría”, expresó la ex mujer de Martínez, Laura Lasagna sobre la muerte del padre de su hijo.