Quiso matar a su beba recién nacida, la abandonó en una bolsa y ahora pide volver a verla



La Justicia de Misiones este lunes empezó a juzgar a Rita Cervantes Martínez, la mujer que está acusada de intentar matar a puñaladas y abandonar a un costado del arroyo Mártires a su hija de tan sólo dos días de vida, el 7 de septiembre de 2020.

El eje del debate apunta a determinar si al momento del hecho Martínez comprendía lo que hacía o si, como alega la defensa, actuó bajo una psicosis puerperal. En el inicio del juicio, la mujer se negó a declarar ante los jueces, pero pidió la revinculación con su hija, posibilidad que fue rechazada al menos hasta que el Tribunal dicte sentencia.

Martínez llegó al debate a cargo del Tribunal Penal Dos de esa provincia con prisión preventiva e imputada de los delitos de tentativa de homicidio calificado por el vínculo, hurto y alteración del estado civil de un menor, asistida por dos abogadas de Dirección Nacional de Promoción y Fortalecimiento para el Acceso a la Justicia del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación.

Por su parte, Vladimir Glinka, el fiscal del caso, manifestó su intención de “empezar de cero y ser objetivo, poder ver todo este hecho. Saber desde qué punto actúa cada persona y juzgar sus acciones. No hay que sacar conclusiones apresuradas. Yo vengo a escuchar esta causa porque me cuesta entenderla. Quiero saber por qué hizo eso”.

“Tenía terror a parir una hija mujer”

La psiquiatra que entrevistó a la acusada a fines del año pasado, Olga Scrimini, fue la primera en dar su testimonio ante los jueces. Lo hizo a través de una videollamada y afirmó que “Rita estaba muy serena y no demostraba su conflicto. Tuvimos que ayudarla mucho para que pudiera expresarse”.

En esa línea, la testigo explicó que en el momento de interrogar a Martínez “pudimos comprender por qué llega a ese estado de negación al embarazo”, agregando que tuvo que ver “por una historia muy triste de su infancia, en la cual sufrió abuso por su padre”.

“Nos costó comprender por qué había llegado al final del embarazo sin que se haya percibido absolutamente nada. Porque incluso en las fotos que vimos era muy delgada y en el noveno mes no se veía absolutamente nada de su panza”, agregó.

De acuerdo a su experiencia, la especialista apuntó que esto se puede dar cuando las mujeres tienen terror de tener una hija mujer, por haber sufrido abusos y otras experiencias traumáticas. “Tienen conflictos severos en el parto. Muchas entran en coma, mueren o hasta puede morir el bebé”, precisó Scrimini, según publicó el diario local El Territorio.

El abuso que sufrió de pequeña, “impactó y produjo mucho más las posibilidades de disociación y negación”, señaló la testigo, y subrayó: “Ella me dijo ‘si yo hubiera sabido que estaba embarazada, hubiera cuidado a mi bebé’, pero que no puede entender lo que le pasó. Porque la negación fue absolutamente inconsciente”.

El caso

El hecho sucedió el 7 de septiembre de 2020. Dos días antes, Martínez había dado a luz sin complicaciones a su bebé en el Hospital Neonatal de Posadas. Su pareja y padre de sus dos hijos, no sabía nada del embarazo.

De acuerdo a la reconstrucción, ese día la mujer se subió con su hija recién nacida a un colectivo para volver a su casa y en el camino, por circunstancias que no están claras, la apuñaló cinco veces, dejándole incrustada la hoja del cuchillo en la espalda. Después, colocó a la beba en una bolsa de plástico y la dejó abandonada en la Costanera Oeste de la ciudad.

Horas después, un joven instructor de kickboxing pasó por el lugar y, al notar que la bolsa se movía, se acercó creyendo que alguien había abandonado a un cachorro y descubrió con espanto lo que había adentro era un bebé, cubierto de sangre pero todavía vivo.

La beba fue trasladada al hospital más cercano, donde fue operada de urgencia y logró recuperarse. Actualmente se encuentra contenida por el grupo familiar materno y su padre.



Home Ads
GENERAL JUAN MADARIAGA El Tiempo