La mamá de la beba robada habló del calvario que vivió y contó cómo la reconoció: “Fue por la naricita”



La mamá de la beba robada en un hospital de Lomas de Zamora habló luego de que encontraran a su hija en un operativo policial realizado en la localidad bonaerense de Luis Guillón y contó que reconoció a la recién nacida “por su naricita”. También se refirió a una posible complicidad del centro de salud para ejecutar el robo, por el que hay una detenida, identificada como Erika Silvana Castaño.

Nicole Sandoval detalló que en estas horas su hija “bajó mucho de peso”, y que además “estaba muerta de hambre y toda sucia”, pero que ya la alimentó y que se quedaran a pasar la noche en el hospital hasta que mañana les den el alta. “Me dijeron los médicos que estaba bien, pero que había bajado bastante de peso”, añadió.

La mamá de A. -la nena robada- se refirió a una posible complicidad por parte del personal del Hospital Alende de Ingeniero Budge: “Supongo que hay una organización detrás de esto. Vino preparada la mujer que la robó. El día anterior ella ya había venido, la habían visto. Volvió hoy y sabía qué pedirme. Cuando la sacaron nadie la vio”.

Nicole dijo que espera que “no haya complicidad del hospital”, pero aseguró que “es todo muy raro”. La mujer también acusó a los médicos de negarle el secuestro durante las primeras horas en las que su hija estaba desaparecida.

“Al principio me pedían que vaya a mi pieza. Les preguntaba dónde estaba mi hija y me decían que el hospital estaba todo cerrado, pero ya se la habían llevado. Me hicieron ir hasta neonatología y ahí no estaba”, señaló.



La madre de la beba recién nacida también le agradeció a la mujer que interceptó a Erika Castaño, la sospechosa que tenía a su hija en brazos cuando fue detenida. “Quiero ir a verla, agradecerle y abrazarla. Si no hubiese sido por ella hoy no tendría a mi hija acá, estaban por tomar un micro”, agregó.

La mujer de 27 años continúa detenida y ya prestó declaración, según contó Nicole. “Cuando yo tenía a la beba encima, ella estaba declarando en otra oficina. Sé que dijo que la habían contactado por Facebook”, agregó.

Desde la fiscalía a cargo del caso, por su parte, aseguraron que la mujer que entró al centro de salud es la misma que luego fue detenida antes de que se tomara un colectivo hacia la Costa Atlántica con la beba.

Sandoval también contó cómo vivió las horas en las que su hija estaba desaparecida: “Fueron horas difíciles. Traté de mantenerme entera por mi familia, por ella y por mí. No le deseó a nadie esta desesperación, llamé al padre y pedía por favor que la busquen”

“La policía se movió un montón, los vecinos que viralizaron el caso y los medios que lo cubrieron. Quiero agradecerle a todos. Fueron un montón de emociones”, cerró.

Quién es la mujer detenida por el caso de la beba robada

La mujer detenida se llama Erika Silvana Castaño, tiene 27 años y fue interceptada por una persona -de la que se desconoce la identidad- en una estación de servicio de la localidad bonaerense de Luis Guillón.



Una de las claves que permitió la detención de la sospechosa es que Castaño fue descubierta por alguien cuando estaba comprando leche para darle a la beba. Esa persona prestó atención a la situación, y cuando dudó, dio aviso a las autoridades.

Según fuentes policiales, la mujer es la misma persona que se disfrazó de falsa enfermera para llevarse a la beba del hospital Alende de Ingeniero Budge en Lomas de Zamora.

La detenida se disponía a abordar un colectivo de larga distancia para escapar de la provincia de Buenos Aires, y había llegado desde San Clemente del Tuyú el martes por la tarde.

La investigación de la desaparición de Aylin está en manos de la fiscal Silvina Estévez, titular de la UFI N°4 de Lomas de Zamora.