La familia de la beba robada sospecha que hubo complicidad del hospital: “Fue una entrega”



El caso estremece y las dudas se vuelven cada vez más grandes. Tras la aparición de la beba que había sido robada esta mañana de un hospital de Ingeniero Budge, crecen las sospechas de parte de los familiares sobre una posible complicidad por parte de algún empleado del hospital.

“La beba está siendo revisada por los médicos, pero parece que está bien. La mamá está shockeada, pero feliz”, contó María, abuela de Aylin, a TN.

La beba, que nació en la tarde de ayer, fue encontrada en un operativo en la localidad de Luis Guillón. Estaba en una estación de servicio, en manos de una mujer que planeaba llevársela a la Costa Atlántica, indicaron fuentes del caso.. La recién nacida había sido robada ayer a la mañana del Hospital Materno Infantil Oscar Alende, en el partido de Lomas de Zamora, por una mujer vestida de enfermera.



La Policía detuvo a Erika Castaño, de 27 años y que vive actualmente en San Clemente del Tuyú. Stella, una testigo que le vendió pasajes a la responsable del hecho, contó: “Vino con la chiquita y tenía un pasaje para viajar mañana, pero quería cambiarlo para esta noche”. Y continuó: “Cuando le pedí el documento de la beba, me respondió que no tenía los papeles todavía. Me pareció raro”.

La investigación

Luego del hallazgo de Aylin, se abre la investigación que buscará determinar la matriz del robo de la beba. Los detectives intentan dilucidar si la falsa enfermera actuó sola o hubo complicidades. También buscan develar cómo pudo una recién nacida salir del lugar con una persona desconocida y si, como creen sus familiares, existe personal del hospital implicado en el hecho.

“Esto fue una entrega. No fue de la nada”, remarcó María, quien durante la mañana, junto a otros familiares, denunció que Aylin había sido sustraída por una mujer vestida como enfermera. Agregó además que esta persona ingresó a las 9.30 a la habitación 107, donde se encontraba Nicole Sandoval, madre de la beba, y pidió llevarse a la chiquita con la aparente intención de realizarle un chequeo en el sector de neonatología.

“La llevó al baño, la cambió y así como si nada se la llevó”, denunció David, padre de Aylin, y añadió que la falsa enfermera se movió por el hospital como si conociera todos sus rincones: “Tenía todo estudiado”.



TN pudo saber que una de las líneas de la investigación apunta al personal de seguridad. La abuela de Aylin remarcó que la mujer implicada “se movió como si nada y salió por la puerta principal”. La rigurosidad de los controles, denuncian los familiares, había sido mayor con ellos: cuando ocurrió el robo, ninguno había llegado siquiera a conocer a la recién nacida. Solamente el papá.

David denunció la desaparición de su hija al no encontrarla en la maternidad y, por el contrario, notar que unas prendas de Aylin estaban en el baño del hospital. “Tuvo tiempo hasta de cambiarla y también había ropa de esta mujer”, detalló.

El reporte del hecho ingresó en la Comisaría 10ma. de Ingeniero Budge, bajo la caratula de “sustracción de menor recién nacido”. La causa está a cargo de la UFI N° 4 del Departamento Judicial de Lomas de Zamora.

Aylin es la segunda hija de Nicole, madre además de un nene de cinco años. La joven tenía previsto dar a la luz en el Hospital Penna de la Ciudad de Buenos Aires, pero debido a la intensidad de las contracciones se presentó en el hospital Alende, más cercano a su casa.

La beba nació por parto natural con 3,1 kilos de peso y su mamá publicó en Facebook un mensaje acompañado con fotos de la menor: “Bienvenida, Aylin Isabella. Después de tantos sustos, acá estás. Dios te bendiga siempre”. Apenas 12 horas después, comenzó la pesadilla.