La madre de Lucio Dupuy rompió el silencio y habló sobre las últimas horas de su hijo: "Cuando lo dejé en casa, estaba con vida"



La madre de Lucio Dupuy, el niño de 5 años asesinado en noviembre de 2021 en la ciudad pampeana de Santa Rosa, declaró este jueves en el juicio que se le sigue a ella y a su pareja por el crimen, y recordó que esa mañana lo dejó "con vida" al cuidado de su novia.

Magdalena Espósito Valenti pidió declarar ante el tribunal de Santa Rosa, integrado por la jueza Alejandro Ongaro, y los jueces Andrés Olié y Daniel Sáez Zamora y dijo también que "al día de hoy" sigue "sin poder creer" lo que le ocurrió y afirmó que a su hijo lo "llora en privado" porque es "más humano que hacerlo delante de personas que no lo conocieron". De todas formas, se negó a responder preguntas.



"Cuando lo dejé en mi casa, me saludó, estaba con vida. Al día de hoy sigo sin poder creerlo. A muchos les parecerá mal que no esté llorando, pero me mentalicé ser lo más fuerte posible para poder hablar claramente. Yo a Lucio lo lloro en privado, me parece más humano que hacerlo delante de personas que no me conocen a mí, ni conocieron a Lucio, y dijeron un montón de cosas sobre mi supuesto rechazo a la maternidad", dijo la mujer, de acuerdo a un comunicado difundido por el Supremo Tribunal de Justicia de La Pampa.

Abigail Páez, quien también está siendo juzgada junto a Espósito Valenti, ya había declarado la semana pasada y dijo que su intención "jamás fue lastimarlo y mucho menos matarlo", que lo "extraña mucho", y que lo ocurrido le "duele en el alma".

La acusación del Ministerio Público Fiscal contra la madre de Lucio es "abuso sexual gravemente ultrajante, agravado por ser la ascendiente, por ser cometido por dos personas y por existir convivencia entre ella y la víctima menor de 18 años, en concurso real con homicidio calificado por ser la ascendiente, por ensañamiento y alevosía".



En tanto, a Páez se le imputa el mismo delito, pero sin el agravante de ser la ascendiente.

El juicio, que se desarrolla a puertas cerradas ya que la víctima era menor de edad y se debate un delito contra la integridad sexual, se lleva a cabo en la sede de la Ciudad Judicial de Santa Rosa, situada en las avenidas Uruguay y Perón, hasta donde las acusadas fueron trasladadas procedentes de la Penitenciaría 1 de San Luis, donde cumplen sus prisiones preventivas.

Cuando se conoció el caso, el 26 de noviembre del año pasado, los vecinos salieron a la calle para expresar su reclamo por el crimen del niño y se produjeron serios incidentes en la comisaría donde estaban alojadas las detenidas.

Según la autopsia, solicitada por la Fiscalía de Investigaciones Administrativas (FIA), el niño "presentaba politraumatismos por golpes, mordeduras y quemaduras, de vieja y reciente data" y que el deceso se produjo por una "hemorragia interna", producto de las agresiones.