Lo quemaron con un caño de escape para robarle y lo amenazaron: “Tirale un tiro, matalo”



Tamir J., un estudiante de 18 años, fue asaltado por dos “motochorros” que lo abordaron cuando volvía en bicicleta a su casa del partido bonaerense de Ituzaingó. Los delincuentes lo tiraron del rodado, lo quemaron con el caño de escape y amenazaron con matarlo.

“Sacá el fierro, tirale un tiro, matalo”, le dijo uno de los ladrones al otro, según contó el joven.

El hecho ocurrió el miércoles a las 18 cuando Tamir, que cursa una licenciatura de Ciencias de Datos, volvía de una clase con una profesora particular. Se desplazaba por la calle Colombia y Cosquín, de San Alberto, y fue interceptado por dos delincuentes en moto que le tiraron el rodado encima y lo hicieron caer al piso, tras lo cual lo quemaron el caño de escape.



“Se me pusieron al lado y agarraron mi mochila que estaba en el canasto, logré sacársela y ahí me apoyaron el caño de la moto sobre la pierna”, dijo Tamir al diario Clarín.

Los delincuentes lo empujaron y el chico cayó sobre la calle. Ahí soltó su mochila, en la que llevaba apuntes universitarios, una calculadora científica y libros.

Tras el robo, los delincuentes lo amenazaron de muerte: “Yo estaba tirado y el delincuente que manejaba le dijo al otro que saque el fierro y me mate”.

Tamir cree que lo que le salvó fue la intervención de personas que estaban en una parada de colectivo y “les gritaban a los ladrones que no le disparen”.










Sobre el robo, la tía del estudiante, Irma, dijo a Télam que “los delincuentes estaban armados y que solo se llevaron libros, que para su sobrino son muy importantes”.

“Por suerte no lo mataron. Lo tenemos en casa con la quemadura en una de su piernas y algunos golpes. Vivimos todo el tiempo rehenes de la inseguridad”, agregó Irma, que también fue víctima de un robo a mano armada en el mismo barrio hace unos años.

El joven dijo que quedó shockeado tras el incidente. “Es la primera vez que me amenazan con un arma. No pude dormir. Me da miedo salir a la calle, ahora dejo las cosas de valor en casa”, agregó.

Además, el lunes tiene que rendir un parcial de la materia Análisis Matemático y no tiene sus apuntes ni la calculadora.

La causa recayó en la fiscalía de turno descentralizada de Ituzaingó, donde quedó caratulada como “robo”.