Un partido de fútbol terminó a las piñas y con dos apuñalados



Hay dos detenidos por el hecho de sangre; padre e hijo, que huyeron del lugar en un auto y tras ser perseguidos hasta la casa por la policía, intentaron resistirse a ser trasladados a la comisaría atacando a las autoridades.   Las victimas estarían fuera de peligro. A uno de los heridos le cortaron la cara (foto), y el otro recibió un puntazo en el abdomen.  

A los detenidos, de 36 y 20 años, les endilgan haber apuñalado a otros dos hombres, de casi la misma edad, al término de un partido de futbol que concluyó –según se dijo– en una gresca descomunal la tarde de este sábado, en una de las conocidas “Canchas de Marquitos”.  

El lugar está situado en la calle Oris de Roa casi Centenario, en los límites de lo que sería ya la zona rural próxima a Trelew, en el extremo sudoeste de esta ciudad.

Desde allí los agresores huyeron –según testigos—en un Volkswagen Gol en el que después escaparon de unos patrulleros que los siguieron, sin lograr darles alcance, hasta el domicilio donde viven; en la calle Juan XXIII al 30 del barrio Menfa.



Allí –de acuerdo a un relato policial— ni bien llegaron ingresaron el auto al domicilio y después salieron a desafiar a los uniformados con los que llegaron a trenzarse en lucha intentando evitar que los llevaran presos. Hasta las últimas horas permanecían alojados en la seccional Tercera imputados de los delitos de lesiones (con arma blanca) y atentado contra la autoridad y esperaban la audiencia de control en tribunales.

De acuerdo a lo que trascendió sobre las últimas horas de este sábado los apuñalados, Luis Hueicha y Nicolás Brizuela, quedarían internados en el hospital y las heridas que sufrieron no pondrían en riesgo sus vidas.