Lo detuvieron, se golpeó la cabeza contra el suelo y murió



Un hombre fue detenido por romper la puerta de una casa con el objetivo de entrar a robar. Los policías manifestaron que parecía encontrarse bajo el efecto de estupefacientes y al llegar a la comisaría, comenzó a gritar que lo perseguían “los demonios”, se dio la cabeza contra el suelo y murió.

Todo ocurrió en la provincia de Santiago del Estero durante la madrugada de este domingo en la Comisaría Comunitaria N° 11.

El detenido había intentado robar una casa aproximadamente a las 4 de la madrugada de este domingo. Rompió la puerta de algarrobo de la casa de un vecino, pero fue descubierto por el dueño la vivienda, quien lo redujo, lo sacó hacia la vereda y luego se dirigió a la comisaría para radicar la denuncia.

Unos minutos antes, el ladrón había intentado robarle a un auto.



Enseguida lo trasladaron hasta la seccional. De acuerdo a lo informado por los investigadores, lo había dejado en el patio y allí se produjo el fatal desenlace. Según los investigadores, habría consumido drogas y al llegar al lugar comenzó a gritar: “Me persiguen los demonios”.

Allí, el hombre golpeó violentamente su cabeza contra el piso y debido a las lesiones que se provocó, murió.

Los fiscales Martín Silva, fiscal de turno, y Érika Leguizamón, quien también es coordinadora de la Unidad Fiscal para hechos de Violencia Institucional, se acercaron hasta el lugar y dispusieron que se realice una autopsia al cuerpo del hombre fallecido identificado como Martín Sierra, quien vivía en el barrio Ejército Argentino.

Además, los funcionarios pidieron que las pericias sean ejecutadas por los detectives de la División Homicidios y Delitos Complejos, para evitar que el personal de la Comisaría N°11 tenga injerencia en el hecho.

También ordenaron que se hagan exámenes toxicológicos para determinar si realmente el hombre detenido se encontraba bajo los efectos de algún estupefaciente.