El último mensaje de la víctima de femicidio: "Amiga, por favor venime a buscar"



"Amiga, por favor venime a buscar". El mensaje de WhatsApp se lo mandó Stella María Noel Orozco, una peluquera de 39 años y madre de tres hijas, a una amiga desde el departamento de su pareja, en Chacabuco. Fue un presagio de lo que estaba por ocurrir.

El mensaje llegó a las 4.40, pero la amiga lo leyó a las 7. Era demasiado tarde. Ante la falta de respuesta, fue hasta la casa, forzó una ventana para ingresar y encontró la peor escena. Dos personas sin vida, heridas de bala en una habitación.

Una de ellas era Noel, su amiga, con un disparo en el cuello. A pocos metros, con un tiro en la sien, estaba Abel Ramiro Anchordoqui (48), con quien la víctima mantenía una relación desde hace tres años. En el lugar había un revólver calibre .38.

El femicidio seguido de suicidio ocurrió durante la madrugada del lunes en un departamento ubicado en Falucho al 200, entre avenida Hipólito Yrigoyen y Olavarría, en el mencionado distrito situado a unos 210 kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires.

El llamado al 911 llegó alrededor de las 20.45 de ese lunes. Hablaba de una "emergencia" en un complejo de departamentos ubicado frente a la terminal de ómnibus, una zona muy concurrida de la ciudad.

Durante las pericias, los investigadores encontraron la puerta de entrada al departamento cerrada con llave desde adentro, por lo que enseguida se descartó un robo. También se desestimó un posible pacto suicida. "Ella tenía ganas de vivir y criar a sus hijas", afirmó la amiga de Noel al portal La Posta de Chacabuco.



Las pericias preliminares realizadas por el Instituto de Investigación Criminal y Ciencias Forenses Norte, en la investigación que quedó a cargo de la agente Fiscal subrogante, María Fernanda Sanchez, determinaron que Orozco tenía una herida de arma de fuego en el cuello.

Además se constataron lesiones en el rostro, en las piernas y en las muñecas por lo que creen que intentó defenderse de una agresión. A su vez, en las uñas de la víctima se encontraron rastros del femicida.

Anchordoqui, en tanto, presentaba una perforación de un proyectil de arma de fuego en la región frontal del cráneo. También tenía "excoriaciones puntiformes en dorso nasal, superciliar izquierdo y en ambas manos".

La causa fue caratulada como "Homicidio de una mujer cometido por un hombre, mediando violencia de género (femicidio) (Art 80, inc. 11 del Código Penal) y suicidio".

En diálogo con la prensa, el comisario Claudio Cabella detalló que no existían denuncias previas en la Comisaría de la Mujer de parte de Orozco.



Además, contó que vecinos lindantes dijeron que escucharon una fuerte discusión de la pareja y luego ruidos que podrían coincidir con detonaciones.

Eran las las 4.40 cuando Noel agarró su celular y, desesperada recurrió a su amiga. Fueron siete minutos de angustia. En una serie de mensajes le pedía que la fuera buscar porque estaba llorando y se sentía muy triste.

"¿Me venís a buscar? Vos ya sabés que estoy triste. Hoy la pasé peor que nunca", escribió la víctima. "Acabo de morir acá en lo de Ramiro porque es lo único cerca. El desprecio que sentí toda la noche. Por favor, ¿me podés venir a buscar? Veniiii. Estoy llorando. Y no me voy porque no puedo encarar la calle", siguió.

Su amiga leyó todo pasadas las 7. Le respondió, pero Noel no se volvió a conectar. Esperó unas horas y ya casi llegando la noche se dirigió hasta la casa del femicida.

"Estaba muy contenta con todo lo que estaba viviendo. Le costó despegarse y le costó la vida", relató."La mató y se mató… ¿A quién voy y le reclamo?", señaló visiblemente conmovida por la situación.

Anchordosqui trabajaba como profesor de educación física en distintas escuelas de la zona, las cuales suspendieron las clases este martes por orden de la jefa distrital de Educación, Andrea Castronuevo.

Además, familiares y allegados a Orozco realizaron una marcha por la tarde frente a la municipalidad para exigir justicia por María Noel. "Basta de femicidios. Ni un paso atrás", fue el mensaje que acompañó la cita difundida por redes sociales.

Frente al Palacio Municipal, se hicieron presentes la hermana dela víctima junto a sus hijas. "Me siento rota. Quiero acompañar a su hija que con 13 años me pregunta que va a hacer ahora sin su mamá. Justicia no va a haber porque el asesino se mató, muy cobarde", relató.

"Ella está toda golpeada. Hay mensajes de ella pidiendo ayuda. No fue algo consensuado. Yo quiero honrar la memoria de mi hermana. No imagino el miedo que habrá sufrido", agregó.