Abrieron la tumba, sacaron el cadáver y lo sentaron en un banco del cementerio



Un hecho escalofríante sacudió la tranquilidad de la ciudad rionegrina de Viedma, donde un grupo de saqueadores de tumbas habrían profanado un nicho, sacaron el cuerpo del cajón y lo dejaron apoyado en un banco del cementerio a la vista de los trabajadores que se encontraron con la macabra escena.

De acuerdo a la reconstrucción del caso, los autores del aberrante episodio descubierto este lunes a la mañana por los empleados del lugar habría sido llevado a cabo durante el fin de semana. 

Según informaron las fuentes al portal Diario Digital de Viedma, los robos no serían aislados en la zona, debido a que en las últimas semanas se registraron varios ilícitos similares en cementerios de la zona. Sin embargo, en esta ocasión, lo ocurrido superó cualquier barrera.

Todo ocurrió en la galería ubicada sobre la calle Álvaro Barrios, donde, el cadáver habría sido extraído para sustraer las pertenencias que pudieran estar dentro del féretro, o al menos eso sospechan los investigadores, como principal hipótesis, en busca de comprender un móvil para semajante acto.



Sin embargo, luego del asalto, los delincuentes lo dejaron apoyado en un banco. Según lo informado, al cadáver le faltaba un antebrazo.

Ola de robos en cementerios

Ante esta situación, la Dirección del Cementerio alertó a la Policía de Río Negro, que se dirigió al lugar y dio aviso al Gabinete de Criminalística para que realicen las pericias correspondientes.

Además, se tomó la decisión de cerrar las puertas del establecimiento para preservar la zona, dónde en las últimas semanas se registraron robos de placas y elementos de valor que son colocados en los nichos.

También robaron cámaras de seguridad y destruyeron el sistema de monitoreo. Durante la noche no hay serenos por lo que se cree que los hechos violetos ocurrirían en esos momentos.