Los tiernos carteles que hizo un nene de 9 años para recuperar a su mascota: “Perdimos a nuestro gato”



“Uno” es un gatito de dos años que vive con una familia en un departamento de Almagro. El lunes por la noche se escapó por una ventana que quedó entreabierta y su ausencia desesperó a todos, sobre todo a Tobías de 9 años, y a su hermanita de 5.

Por eso Moira, la mamá de los nenes, les dijo que todos tenían que colaborar en la búsqueda. Fue así que se sentaron en la mesa y con un marcador negro lo dibujaron en un papel e hicieron carteles con los que empapelaron Almagro.

“Perdimos a Uno, nuestro gato. Es blanco y negro”, decían los carteles con el número de celular para que la gente llamara. La mujer contó que sus hijos estaban tristes cuando se enteraron de que el gato se había escapado. “Se sentaron en la mesa y empezaron a dibujarlo. Hicieron los carteles con mucho amor”.

A la mascota la adoptaron en un refugio. La familia también se llevó a su mamá. En la casa tienen una perra y los tres animales no se llevan muy bien, pero conviven. “Uno y la perra son re amigos. Hasta duermen juntos, pero la mamá no se hizo muy amiga de la perra. Así que están en bandos separados”, contó Moira.



La mujer dejó la ventana entreabierta porque anoche, por el frío, dejó la estufa prendida. “Nunca imaginé que por ahí se podía escapar”, explicó.

“Uno” estaba escondido en la baulera del edificio

Además de hacer los carteles con la cara y las características del gato, Moira le avisó a todo los vecinos que Uno se había escapado y se sumaron a la búsqueda. “Cuando me tranquilicé un poco me puse a pensar que no había manera de que saliera a la calle, por eso me puse a buscar por los rincones del edificio y lo encontré escondido en una de las bauleras. En ese momento me volvió el ama al cuerpo y se me fue el bajón”, detalló.


Por suerte la travesura de Uno tuvo un final feliz y los más chiquitos de la casa están contentos. “Cuando apareció fui a sacar los carteles que horas atrás había pegado”, concluyó.