Hallaron un cadáver atado de pies y manos en el baúl de un auto incendiado



Un llamado al 911 puso en movimiento a la policía y al cuerpo de bomberos de Las Heras (Mendoza) por un auto en llamas en medio de un descampado. Al llegar al lugar, los efectivos realizaron un macabro descubrimiento: en el baúl del vehículo, el cadáver de un hombre, atado de pies y manos, dentro de una bolsa.

El cuerpo presentaba un fuerte golpe en la cabeza. La víctima tenía 38 años.

"Un asesinato con tinte mafioso", fue la primera hipótesis de la División Homicidios tras las pericias preliminares, según informó el diario mendocino El Sol.

Fue alrededor de las 22 de este miércoles, cuando un ciclista puso en alerta a las fuerzas de seguridad sobre un vehículo que se estaba prendiendo fuego, estaba en un descampado, cerca del cruce de las calles Santa Rita y San Martín.



Una patrulla y efectivos del Cuartel de Bomberos de Las Heras arribaron al lugar para sofocar el incendio del vehículo: un viejo Ford Falcon de color rojo.

Luego de apagarlo, los agentes policiales procedieron a abrir el baúl, que había sido alcanzado parcialmente por las llamas, y encontraron en su interior el cadáver de un hombre.

Fue entonces que se dio intervención a los departamentos de Homicidios y de Policía Científica, quienes por la noche comenzaron a trabajar sobre el rodado en búsqueda de evidencias.

El cadáver presentaba un duro golpe en la nuca, producido por un objeto contundente con una punta o por un balazo. 



En la mañana de este jueves, el fiscal de Homicidios, Carlos Torres, esperaba un informe del Cuerpo Médico Forense para conocer las causas de la muerte, reporte que presentaba dificultades porque partes del cuerpo fueron alcanzados por el fuego.

Este jueves y gracias a los datos de la dueña del vehículo y de algunos tatuajes que tenía la víctima, la Policía pudo identificar al hombre asesinado: se trata de David Gastón Piroli Pereyra quien tenía domicilio fijado en Pedro Pascual Segura al 200 de Las Heras, según informó el diario Los Andes.

La víctima tenía un permiso para manejar el vehículo, aunque hace poco más de dos años que estaba separado de su dueña.

"Tienen dos hijos en común, de 9 y 11 años, pero hace más de dos años que están separados", confirmó Juan Molina, padre de la dueña del Falcon.



En una nota con Radio Nihuil, el exsuegro de la víctima confirmó que la última vez que vio a Piroli Pereyra fue "el martes por la tarde" cuando supuestamente "iba a buscar a los chicos al colegio". "Desde ahí no supe más de él", aseguró.

La víctima, con antecedentes penales

Según informaron fuentes policiales, Piroli Pereyra contaba con antecedentes penales desde hace casi 20 años.

Durante 2002 estuvo preso por hurto agravado; en 2003, por coacciones y robo agravado; y en 2005, por lesiones leves agravadas por haber mediado una relación de pareja.

Durante 2009, nuevamente quedó marcado por un nuevo robo agravado, y durante 2015 fue denunciado por su expareja por lesiones leves agravadas por violencia de género.

Su último antecedente data de 2020, cuando incumplió la norma que impedida la libre circulación por la pandemia de coronavirus.