Cheques por casi 100 millones de pesos: la historia del acusado de estafas en la costa



Un hombre de 43 años fue notificado en las últimas horas de la formación de una causa penal en su contra en una investigación por el delito de estafas reiteradas. Si bien la Policía Federal difundió hace dos días que había sido detenido, el sujeto no fue aprehendido y aún no lo han llamado a prestar declaración.

El reporte oficial señaló que tras un operativo a cargo de la Policía Federal de Pinamar se había detenido a un hombre acusado de estafar a varias personas por la construcción de viviendas. El Juzgado de Garantías N° 6 de Villa Gesell, a cargo de David Mancinelli avaló la realización de operativos en Costa Esmeralda –a la altura del kilómetro 380 de la ruta 11- y sobre dos locales comerciales ubicados en las calles De las Medusas al 1500 y Del Lenguado al 1300 en Pinamar.


Sin embargo, por el momento Leonardo Tesoro está imputado del delito de abuso de firma en blanco ya que habría emitido una gran cantidad de cheques sin fondos en orden a los 95 millones de pesos en poco más de un año. “Lo notificaron, secuestraron un celular, pero no estuvo aprehendido en ningún momento”, confirmó el abogado Mauricio Varela.


Otras fuentes cercanas al expediente indicaron que Tesoro se instaló en Pinamar hace tres años y hacía reparación de electrodomésticos, pero poco después tuvo otras actividades comerciales con las que pudo abrir locales en Mar de Ajó y Villa Gesell, incluyendo un bar y una parrilla, para los que contrató a varias personas.


De la mano de la relación de confianza que logró con la gente que contrató, Tesoro le habría pedido que sacaran algunas chequeras y a partir de allí empezó a tener algunos gastos mayores a los habituales que iba cubriendo con la emisión de más cheques.


“Se empezó a complicar cubrir los cheques que había emitido con las chequeras de los empleados y decidió cubrir una deuda con otra nueva y así fue liquidando algunos de los bienes”, agregaron.


La denuncia comenzó con una presentación de varios de los empleados damnificados al enterarse que habían aparecido cheques de sus cuentas en distintos puntos de la ciudad que no tenían respaldo.

En el operativo que se hizo esta semana se secuestraron 36 cheques del Banco Francés y un cheque del Banco Santander todos al portador y por una suma total de 4.917.000 pesos, además de un celular que será peritado en las próximas horas y otros dispositivos electrónicos.