MAR DEL PLATA: Condenaron a un pastor evangelista por abusar de la hija de su amante


Un pastor evangelista de un templo de Batán fue condenado por el Tribunal Oral en lo Criminal N° 3 a 12 años de prisión por haber violado en reiteradas oportunidades a la hija de su amante, mientras la niña tenía entre 8 y 14 años.


Los jueces Federido Wacker Schroder, Fabián Luis Riquert y Juan Manuel Sueyro, condenaron a un pastor evangelista de un templo de Batán (su nombre no trascenderá para no revictimizar a la niña) por el delito de abuso sexual con acceso carnal agravado por ser cometido contra una menor, aprovechando la relación de convivencia preexistente y por haber sido autor de ministro de culto.


El pastor se encontraba bajo arresto domiciliario y, tras la condena, a pesar que desde la Fiscalía solicitaron que quedara detenido en la cárcel, los jueces mantuvieron el beneficio del arresto domiciliario al considerar la edad del condenado, 72 años, y por entender que no había riesgo de fuga, ni procesal ni peligro por algún contacto con la víctima ya que la niña se mudó a otro país para vivir con el padre.


Los hechos que se juzgaron ocurrieron entre el 2012 y octubre del 2019. Según quedó demostrado en el debate, el pastor había conocido a la madre de la niña justamente en el marco del culto evangelista que él lideraba y, si bien el hombre estaba casado, iniciaron una relación sentimental extra matrimonial.


Según quedó demostrado en el debate, el pastor se aprovechó de la situación de convivencia preexistente abusó sexualmente primero con tocamientos y a medida que la víctima crecía con acceso carnal.


Los abusos se dieron en diferentes lugares, como en un departamento que el condenado tenía en Mar del Plata, cuando llevaba en auto a la niña a la escuela y la violaba antes de que entrara a clases o cuando la esposa del pastor se iba a Chile a visitar a la familia y el hombre invitaba a la víctima y a la madre a que lo acompañaran en su casa de Batán.


Todos estos abusos, el hombre los podía concretar mediante intimidación, al haber amenazado con una pistola a la víctima y asegurarle que iba a lastimar a la hermana menor o a la madre. “El me decía que no me iban a creer si lo contaba“, contó la niña en Cámara Gesell y, en ese mimo testimonio expresó: “Espero que la justicia funcione”.


Finalmente, en 2019 la niña se animó a denunciar y pudo hablar con una maestra de su escuela -que era a su vez amiga de su padre- luego de que el pastor evangelista le confesara que quería tener un hijo varón con ella.


Conclusiones de las pericias


La licenciada María Manterola fue la encargada de entrevistar a la víctima en Cámara Gesell y expuso en el juicio que el relato fue claro. La niña “explica de manera detallada, distingue las maniobras, el
contexto familiar, describe los distintos escenarios”.


Manterola descarta que el relato de la niña haya sido impuesto por terceras personas y que se encontraba “atrapada sin salida”, ya que recibía amenazas y, por otra parte, su madre seguía manteniendo una relación con el acusado. Además explicó que “la develación tardía de los abusos tiene un momento concreto: fue a partir de la propuesta formulada el condenado a de tener un hijo y cómo truncaba su proyecto de vida.


La psicológico Teresa Aroza y el psiquiatra Beltrami concluyeron que “existen signos de stress postraumático (indicadores clínicos) como sentimientos de desprotección y vulnerabilidad, sobreadaptación, fallas en el sistema defensivo, percepciones olfativas, pensamientos rumiantes y estado de alerta constante ante la repetición del abuso, falta y sostén de adultos responsables”. Es decir, no advierten autocontradicciones en su relato.