Una jubilada fue asaltada por motochorros: los persiguió, los chocó y recuperó sus pertenencias

 



Una policía retirada de 75 años subió a su auto Toyota Yaris y condujo por las calles de la ciudad pampeana de Santa Rosa hasta la casa de una amiga, donde la visitó. Pero lo que se presentaba como un día de recreación para la mujer terminó en una secuencia de tensión extrema. Fue asaltada por motochorros cuando dejaba la vivienda de su conocida y se disponía a subir a su vehículo.

 

El episodio ocurrió el domingo pasado, alrededor de las 21.20, y fue difundido en las últimas horas por fuentes policiales.

 

La jubilada de 75 años salía de la casa de su amiga, de 71, ubicada en la calle Libertad al 200. Luego de despedirse, cuando se estaba por subir al Toyota Yaris, un joven le preguntó por una dirección.

 

Como ella no sabía la respuesta, le consultó a la mujer de 71 años. En ese momento, según fuentes policiales consultadas por LaArena.com.ar, el muchacho arrebató la cartera de la policía retirada y salió a la carrera, para subirse a una moto con un cómplice, quien lo aguardaba a los pocos metros.

 

Los motochorros escaparon hacia el norte por Tomás Mason. La mujer de 75 años, lejos de quedarse paralizada, ascendió a su vehículo y comenzó a perseguirlos.

 

Los asaltantes, al ver que tenían muy cerca el Toyota Yaris, tiraron la cartera en la vía pública. Antes de que los sospechosos llegaran a la intersección con Santiago del Estero, la policía retirada chocó con su auto a la moto, tras lo cual los ladrones cayeron al piso.

 

Uno de los asaltantes huyó a la carrera por Santiago del Estero, mientras que el conductor retomó la marcha, pero finalmente colisionó contra un auto estacionado en Neuquén. Después siguió su escape a pie.

 

Por su parte, la jubilada regresó al punto en el que los ladrones habían tirado su cartera y la recuperó, al tiempo que llegaban al lugar del choque de la moto policías de la seccional segunda.

 

Los agentes tomaron la patente del vehículo de los ladrones, lo que derivó en una investigación que finalizó con las capturas de los presuntos delincuentes: un joven de 24 años y otro de 26.