MADARIAGA – ANTICIPO: El hombre acusado de violar a una menor seguirá detenido hasta el juicio

 


La Justicia salió a aclarar hace algunas horas las circunstancias del caso revelado por CNM a principios de mes en donde un hombre de 45 años raptó y atacó sexualmente a una nena de 13 años en un descampado del barrio Belgrano.

 

En principio, se definió esta mañana en una audiencia de morigeración que el acusado siga detenido hasta el juicio.

 

La semana pasada su defensa había pedido una morigeración de la prisión para intentar conseguir una prisión domiciliaria. “Es algo de manual que se hace siempre y que muy pocas veces se logra” detalló una fuente consultada. En este caso era casi imposible porque el atacante vive a 70 metros de la casa de la víctima y el delito es tan grave que no contempla salir con una domiciliaria hasta el momento del juzgamiento.

 

En cumplimiento de la Ley de Víctimas, la jueza se contactó con la familia de la menor para informarles acerca de este procedimiento y ellos interpretaron que el sólo hecho de la audiencia podría significar una liberación. Por eso realizaron una marcha el fin de semana por calles de la ciudad.

 

Por otro lado, se confirmó que el abogado Julio Torrada –que fue anunciado como representante de la familia- no se ha presentado para tener acceso al expediente ni se ha registrado como tal.

 

También dejaron en claro que el acusado no es profesor de ninguna murga y que esa parte de la historia fue tergiversada para obtener una mayor circulación mediática.

 

El Caso

 

Las declaraciones de la adolescente ante el gabinete que incluye a psicólogo, asesoría legal y asistente social, corroboraron que los dichos son compatibles con ataques sexuales. 

 

Uno de ellos fue cuando la niña se quedó a dormir en la casa del acusado dado que es amiga de la hija del mismo. En medio de la noche el hombre se metió en su cama y comenzó a tocarla por debajo de la ropa. Ella logró zafarse y escapó.

 

El otro, el más grave, fue en febrero cuando la subió a su auto y la llevó a un descampado para violarla.

 

A poco más de un mes apresado su defensa pidió una morigeración de la prisión preventiva.  Es un paso reiterado, y casi obligado, en cada una de las defensas que intentan que su cliente llegue hasta el juicio con una pulsera electrónica y en su casa.

 

El hombre se enfrenta a una pena que va de 6 a 15 años de prisión. La carátula es abuso sexual con acceso carnal agravado por resultar la victima al momento del hecho de 12 años de edad en concurso real por el rapto de la niña.