PINAMAR: Pidieron la elevación a juicio en la causa de maltrato laboral y amenazas por parte del restó “Fuegos”

 

El día que Cinque fue detenido

Fue uno de los casos del verano 2021 cuando se viralizaron imágenes de Guillermo Francisco Cinque, el dueño del Restaurante Fuegos de Pinamar que atacaba a una camarera y le decía “te voy a cagar a trompadas”. En aquella oportunidad un compañero de la afectada registró el video porque estaba cansado de hechos de maltrato, violencia laboral y coacción ya que el dueño amenazaba a todos con el despido si no cumplían sus órdenes.

 

Ahora el caso es modelo en materia de perspectiva de género porque el fiscal Walter Mercuri acaba de pedir la elevación a juicio oral contra Cinque a quién se le imputan 3 hechos de violencia. La pena que se plantea es la de 2 años de ejecución condicional –es decir que no irá preso- pero tampoco podrá plantear una “probation” dado que el agente fiscal plantea todo su escrito bajo la perspectiva de género en un hecho sin precedentes a nivel regional.

 

Para lograrlo debió escuchar a las víctimas y ejercer un paralelismo en el accionar del procesado en donde ejercía su posición de propietario del lugar y persona de poder. Con este término incorporado al expediente no podrá plantear la posibilidad de que sus antecedentes penales queden limpios y, de hecho, podría complicarse su situación si incurre en otro delito.

 

Victoria Cruces es la abogada de tres de los cuatro damnificados que se presentaron como querellantes. Explicó que se consiguieron muchas pruebas de lo que sucedía en el ámbito laboral.

 

Cinque llegó a pedir perdón días después, trató de asesinos de niños a las mujeres que protestaban con pañuelos verdes frente a su local y la policía lo detuvo cuando se sumaron denuncias en su contra y una empleada sufrió tanta presión que terminó encerrada en un baño con un ataque de pánico.

 

En ese maltrato laboral, que argumenta el fiscal, se reunieron pruebas de la contratación informal de empleados y la falta de los aportes correspondientes.

 

La pena tentativa de 2 años es la más alta que existe en el Código Penal para este tipo de hechos, indicaron a CNM fuentes judiciales.

 

Ahora comenzará toda una etapa de recusaciones y planteos que presentará la defensa. En las etapas venideras podría cambiar el curso de los acontecimientos en un debate oral en donde estaría contemplado que las víctimas declaren ante un tribunal.