Crimen de Fernando Báez Sosa: Ciro Pertossi, acusado de coautor del crimen está "desesperado y ansioso"

ciro-1-jpg-1734428432

Ciro Pertossi, es uno de los rugbiers detenidos por el brutal asesinato de Fernando Báez Sosa, y el que envió el mensaje al grupo de WhatsApp: 

“Chicos, no se cuenta nada de esto a nadie”.

Está acusado, junto a MáximoThomsen, de ser el coautor del crimen cometido el 18 de enero de 2020 y por el que llegará a juicio el año que viene. Le preocupa recibir una pena más alta que la de sus amigos. Luciano Pertossi, Lucas Pertossi, Enzo Comelli, Matías Benicelli, Blas Cinalli y Ayrton Viollaz, considerados partícipes necesarios.

Está en la misma celda junto a su hermano Luciano y su primo Lucas. Desde la Alcaidía N°3 Melchor Romero de La Plata dijeron que “se exhibe desesperado y ansioso”.

Para la fiscal Verónica Zamboni “fue uno de los agresores directos de Fernando, que provocara su posterior deceso”.

A Pertossi, de 21 años. los videos que registraron lo sucedido aquella noche, que lo muestran pegándole a Fernando, ya desvanecido, son las pruebas que más lo complican junto al mensaje que envió al grupo.OIP

En el requerimiento a juicio que hizo la titular de la Unidad Funcional de Instrucción N°6 de Villa Gesell en noviembre de 2020, finalmente elevado por el juez de Garantías David Mancinelli, se lo señala a Pertossi como “el sujeto que le pegó a Fernando cuando ya estaba en el piso, en su cabeza, cara y pecho”.

Según Zamboni, el mensaje que Pertossi envió a las 6.06 “podría tratarse de un planteo o pacto para guardar silencio entre ellos mismos sobre lo sucedido; corroborando ello la participación de todos en el hecho, como así también la total premeditación”.

La prueba que sostiene la defensa que le servirá es la declaración de Diego Duarte, traumatólogo del Cuerpo Médico de la Policía Científica de Pinamar, quien redactó la autopsia.

Duarte precisó que el shock neurogénico que produjo el paro cardiorrespiratorio que originó el deceso fue producto de los golpes que Fernando recibió en su cabeza.

La defensa de los ocho acusados buscará demostrar durante el juicio lo que Duarte afirma en su presentación: 

“No se puede determinar cuál de todos los golpes y lesiones que describí en dicha zona fue el que le ocasionó el deceso”.