Un joven que está desempleado cobra por hacer fila en centros de hisopados

HSBIJ2-HKQZBLBEQN6-LYTNYEKZI

Un joven sanjuanino de 29 años, Sebastián Pujador, se convirtió en noticia luego de que se conociera que, como alternativa de vida, comenzó a hacer filas en los centros de hisopados a cambio de dinero.

En realidad él es albañil, pero actualmente está desempleado. Por eso, desde hace algunos días comenzó a ofrecer este servicio a aquellas personas que no quieran o no puedan realizar la fila durante el calor del verano. En una entrevista que publicó Diario de Cuyo, el joven asegura: 

“Peor es robar, lo mío es un trabajo”.

“Hola gente, quiero comentarles que hago cola en el Aldo Cantoni para hacerse el hisopado. Cobro $800 por persona. Al que le interese o realmente necesite, que se comunique conmigo al 2644147526. Al que no le interese, que se guarde los comentarios, haga algo más productivo que criticar a los demás. Muchas gracias”.

Dice la publicación que compartió en las redes sociales.

Tal como expresó el joven, también hay muchos otros que critican su iniciativa. 

“Es que hay gente que dice que soy vago o que me aprovecho de la situación, pero yo a esto lo tomo como un trabajo, si no, no tengo para comer. Si bien me da miedo el contagio de coronavirus, trato de cuidarme mucho y mantener la distancia”.

Dijo.

Pujador contó que comenzó a hacerlo cuando se quedó sin trabajo, hace días atrás, y que esta changuita le sirve para sostenerse en su día a día. “Cobro $800 por hacer fila. Hay veces que se avanza rápido y puedo hacer dos o tres personas, pero otras veces sólo logro hacerle a una sola persona la fila”, contó el joven.

Y agregó: 

“Hay gente que llega a hacer la fila con muchos síntomas o no tiene tiempo de esperar tanto. Entonces me busca para que yo haga la fila y ellos llegan cuando estoy cerca de entrar”.

La idea surgió a modo de chiste, según relató: 

“Un día fuimos a hisoparnos con mi tío porque tenía síntomas y ahí entre chiste y chiste salió la idea de cobrar por hacer fila. Hice la publicación por redes sociales de compra y venta y empecé a hacer este trabajo”.

El joven albañil camina unas 20 cuadras para ir desde su casa hasta el estadio Aldo Cantoni, que es el centro de hisopados más cercano a su domicilio, y en el que, según él, se avanza más rápido. Tal como relató al Diario de Cuyo, ha llegado a hacer cinco horas de fila en este centro de vacunación por una sola persona.

Las redes sociales cumplen un rol clave en su trabajo, porque lo conectan con aquellos interesados, pero ahora el boca a boca también comenzó a tener efecto.

“Los días de mucho calor se hizo difícil hacer la fila, pero antes que no tener trabajo prefiero aguantar. Esos días, me llevaba agua fresca o compraba una gaseosa y hacía la fila. Peor es no tener trabajo”.

Aseguró durante la entrevista al medio sanjuanino.