Un experto de Harvard aseguró que no es necesario bañarse todos los días

Bañarse diariamente forma parte de la higiene personal de cada personas como así también es considerado como algo saludable. Además, hay quienes encuentran es este hábito una sensación de placer o relajación. Sin embargo, un experto de la Universidad de Harvard aseguró que no hay que bañarse todos los días porque esto no le permite a la piel trabajar y fortalecerse correctamente.

Las personas consideran bañarse como un beneficio real ya sea por cuestiones de higiene personal, así como también porque ayuda a refrescarse, a cambiar de ánimo o bien a renovarse de energía para continuar con la rutina diaria.

No obstante, Robert H. Shmerling, miembro de la Facultad de Medicina de Harvard y editor senior de la Harvard Health Publishing, trató de derribar estos algunos mitos y afirmaciones sobre la duchas diarias y expresó que en realidad esta práctica a diario no es tan beneficioso para la salud como se creía.

Shmerling puntualizó en que asearse todos los días posee beneficios y desventajas. Por un lado, señaló que ducharse cada día evita preocupaciones por el olor corporal: aunque esto puede varíar mucho entre las diferentes culturas y sociedades. De hecho, para algunas personas es importante oler bien para ejercer tanto relaciones laborales conpersonales.

Además, el aseo ayuda a despertarse y mantener una vida más activa. En este contexto, con el baño se llega a eliminar los olores y la transpiración como pueden ser las de rutinas de ejercicio o luego de una larga jornada laboral.

En ese sentido, el experto afirmó que dicha costumbre de higiene personal se ha visto seriamente influenciada por el consumismo. 

“¿Alguna vez notaron que las instrucciones en las botellas de champú a menudo dicen ´hacer espuma, enjuagar, repetir´? No hay una razón convincente para lavarse el cabello dos veces con cada ducha, pero como se usa más champú, las compañías de belleza así lo recomiendan”.

Insistió el doctor.

Por su parte, hay una serie de desventajas que convierten a este hábito en algo que es perjudial para la salud, ya que la piel de las personas cuentan con diversas bacterias, las cuales algunas son buena para su salud y otras no, es por ello que debe haber un equilibrio entre ambas.

"La piel normal y sana mantiene una capa de grasa y un equilibrio de bacterias buenas y otros microorganismos que son eliminados al lavar y refregar, especialmente si el agua está muy caliente”.

Argumentó.

Y agregó:

“Varias reacciones como piel reseca, irritada, agrietada o desprotegida. La piel seca, por su parte, puede provocar que la barrera que protege la piel se debilite, facilitando la entrada de bacterias y alérgenos que generan infecciones o reacciones alérgicas. Además, el uso de jabones antibacterianos puede alterar el equilibrio de la dermis”.

Con respecto a cómo afecta al sistema inmunológico de las personas, el doctor insistió en que con una ducha al día “la limpieza absoluta no le permite trabajar y fortalecerse. De hecho, algunos pediatras y dermatólogos no recomiendan los baños diarios para los niños”.

Por último, Shmerling indicó que hasta el momento no existe una frecuencia ideal de aseo personal, los expertos sugieren que ducharse varias veces por semana es efectivamente suficiente para la mayoría de las personas. Eso sí, aconseja que se debe intentar reducir el tiempo de baño a 3 o 4 minutos.