La víctima del brutal femicidio en Moreno fue identificada por su mamá: ¿Quién era Karen Bustamante?

"Esa es mi hija", dijo la mamá de Karen Daiana Bustamante, de 18 años, estudiante de Derecho, cuando vio en la televisión las imágenes de la joven que perseguía a su femicida minutos antes del crimen, ocurrido en la madrugada del lunes.

La mujer, de nombre Liliana, llegó así a la Comisaría 1° de Moreno con otra de sus hijas para acreditar que la chica asesinada era Karen, quien fue vista por última vez en su casa el pasado sábado. Allí, las mujeres aportaron una foto en la que se ve a la chica con el mismo buzo oscuro con la leyenda Babygirl que vestía la víctima al ser hallada asesinada.

Aún resta la identificación formal a la víctima, a través del informe de la morgue judicial, pero el fiscal Gabriel López, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 8 de Moreno, no tiene dudas de el cuerpo pertenece a Karen.

Bustamante vivía con su familia y tenía diez hermanos. Su mamá aclaró que ella no era prostituta, que estudiaba Derecho y trabajó con ella hasta el sábado en una feria, al tiempo que reconoció que solía contactarse por redes sociales con gente que le proveía "Clonazepam". Para su mamá, el asesino de su hija le robó el celular y por eso, comenzó a perseguirlo por la calle.

Nadie de la familia conoce al principal sospechoso del femicidio, identificado como Rodrigo Rivero, que es un joven de gorra que acompañó a Karen en el pool, como puede verse en las imágenes de las cámaras de seguridad.

En otros videos también puede verse cómo la chica lo perseguía, mientras que él agarró una piedra y luego una botella de cerveza, elementos que empleó como armas homicidas, según puede verse en las cámaras de seguridad. 

Tras ser identificado, la Policía allanó en las últimas horas la casa de la madre de Rivero pero él no vive allí, por lo que la búsqueda continuaba durante este miércoles.

De acuerdo al informe preliminar de la autopsia, el fiscal López confirmó un "triple mecanismo homicida": estrangulamiento, cortes en el cuello -probablemente con una botella rota-, y politraumatismos severos en el cráneo y en el rostro.

La clave de la investigación está en una serie de videos recopilados por los detectives de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) Moreno-General Rodríguez y de la Comisaría 1°, a través de los cuales descubrieron que la víctima y el asesino se conocían, aunque no se sabe desde cuándo, y que había pasado toda la noche juntos.



Publicar un comentario