La historia del marplatense Emiliano Martínez, el héroe de la Selección Argentina


Emiliano Martínez fue el héroe de la Selección Argentina en la definición por penales ante Colombia que le dio la clasificación a la final de la Copa América. El marplatense vive un momento de gloria, hoy es reconocido por todos, pero durante muchos años debió sacrificarse y luchar ante la adversidad para poder cumplir su sueño.

Emiliano nació el 2 de septiembre de 1992 en esta ciudad. Vivió en el Barrio Jardín, junto al Bosque Peralta Ramos. Se inició futbolísticamente en General Urquiza, como su actual compañero en el seleccionado Lucas Martínez Quarta. Desde pequeño jugaba con chicos más grandes: durante un tiempo lo hizo en la categoría ’90 junto a su hermano Alejandro.

Luego pasó a Talleres, por la cercanía al Colegio Sagrada Familia del Puerto, donde realizó la escuela primaria.

Siempre se destacó y más tarde fue incorporado por San Isidro, desde donde se fue a Buenos Aires a los 12 años. El director técnico marplatense “Cacho” Gonzalo le consiguió una prueba en Independiente y mostró sus condiciones. Allí se cruzó con su gran formador, nada menos que “Pepe” Santoro.

Sobresalió en las inferiores del club de Avellaneda y fue convocado a la Selección Argentina Sub 17, su gran vidriera para pegar el otro gran salto. En esa categoría fue subcampeón en el Sudamericano de Chile (después disputó el Mundial en Nigeria), donde lo observaron los “ojeadores” del Arsenal inglés, quienes lo invitaron a una prueba de 10 días.

El club londinense terminó de confirmar las buenas cualidades del arquero marplatense y decidió a contratarlo. Al principio Emiliano dudó, ya que no quería irse tan lejos de su familia. Pero finalmente lo convencieron y desde entonces forjó en Europa toda su carrera profesional.

Claro que instalado en la elite, no le fue nada sencillo ganarse un lugar. Estuvo mucho tiempo como tercer o cuarto arquero e incluso fue cedido varias veces.

Su debut fue en mayo de 2012 en Oxford United, club de la tercera división de Inglaterra. Allí tampoco tuvo continuidad y volvió a Arsenal, donde hizo su presentación en septiembre por la Copa de la Liga.

En la temporada 13/14 salió nuevamente a préstamo, ahora a Sheffield United, de la Championship, donde jugó un poco más seguido.

A su regreso disputó su primer partido de Premier League el 22 de noviembre de 2014, en un Arsenal – Manchester United. La temporada siguiente la jugó en Rotherdham United, nuevamente en segunda división. Pero tampoco logró afianzarse como titular. Y luego le ocurrió lo mismo en Wolverhampton, que competía en la misma categoría.

Sin embargo, con 24 años, Arsenal le renovó contrato y el entrenador Arsene Wenger, una leyenda en el club, dijo: 

“Tiene todas las cualidades para ser el futuro arquero del Arsenal”. 

Pero su situación no cambió, con un puñado de oportunidades bajo los tres palos.

Para la temporada 2017/18 salió a Getafe, de La Liga española. Y otra vez permaneció casi siempre en el banco: atajó sólo 5 partidos.

En su nueva cesión, ahora a Reading (Championship) al fin consiguió atajar con continuidad: 18 partidos en el primer semestre de 2019. Y para la temporada 2019/20 tuvo mayores chances en Arsenal, donde fue protagonista en la FA Cup y la Europa League.

En junio del año pasado le surgió la posibilidad de atajar por la lesión el titular, el alemán Bernd Leno. Y el marplatense no la desaprovechó. Tuvo buenas actuaciones el cierre de la Premier (tras el parate por el coronavirus), fue pieza clave para la consagración en la FA Cup (con victoria sobre Manchester City en semifinales y Chelsea en la final) y después volvió a ser importante en la definición de la Community Shield frente a Liverpool.

Con el regreso de Leno, Martínez iba a ser relegado nuevamente. Pero, después de mostrar su nivel, Aston Villa lo compró por 21.500.000 euros. Así, se convirtió en el arquero argentino más caro de la historia.

En el club de Birmingham tuvo una gran temporada 2020/21: logró 15 vallas invictas en 38 partidos.

Ya había sido convocado en algunas oportunidades por Lionel Scaloni, pero antes de la última doble fecha FIFA de Eliminatorias se le abrió la posibilidad de ser titular otra vez por la ausencia del habitual titular: en la previa al partido con Chile los estudios de PCR a Franco Armani dieron positivo de Covid-19 pese a que el “1” ya tenía el alta.

Desde su primer partido en el seleccionado argentino mayor, “Dibu” transmitió seguridad. Con Colombia lució más todavía, pero un golpe de Yerri Mina lo dejó afuera del partido. Justamente al lungo defensor le atajó uno de los tres penales este martes.

El marplatense no recibió goles en los tres partidos de fase de grupos que atajó en la Copa América (Chile, Uruguay y Paraguay) y tampoco en cuartos de final ante Ecuador.

Nada pudo hacer ante la gran definición de Luis Díaz en el 1-1 con Colombia, pero después atajó tres de los cinco penales que le ejecutaron en la definición. Merecido premio para el futbolista marplatense, que remó luchó durante mucho tiempo para poder ser hoy la tapa de todos los diarios.



Publicar un comentario