Peluquero inventó la atención “Take Away” para burlar las restricciones y se volvió viral

 

Peluquería Emilio, de Rosario, bajó las persianas para cumplir con las nuevas restricciones pero encontró una trampa para seguir con el cronograma de clientes pautados para el fin de semana: creo el “Coiffeur Take Away”.

 



Con una llamativa foto, que se volvió tendencia en redes, colocó el sillón en la vereda y el peluquero atienden desde adentro. Pasa sus brazos por los huecos de la persiana y logra su cometido cortar el cabello sin tener el local abierto.

 

La “trampa” está bien pensada porque si bien consigue cumplir con el trabajo, legalmente, el local está cerrado. De hecho, el comerciante puede optar por cobrar luego a los clientes por medios electrónicos como Mercado Pago –siempre y cuando conozco a los clientes- para dejar constancia que la transacción se realizó en otra jornada.

 

Peluquería Emilio queda en Córdoba 2671 de la ciudad que es “cuna de la bandera”.

Publicar un comentario