MADARIAGA: Cómo funcionan los inhibidores de señales que los delincuentes utilizan para robar autos

 


 

En la última semana se conocieron dos casos que se dieron en el Frente de Ruta y Cariló que tuvieron como protagonistas a los ladrones pero también a los inhibidores de señal.

 

Uno de ellos terminó con una familia detenida mientras escapaban por Ruta 74, en cercanías a la rotonda de acceso a nuestra ciudad. Venían de robar pertenencias de una camioneta Toyota que estaba estacionada en Cariló. Un hombre y dos mujeres integrantes de un mismo núcleo familiar fueron aprehendidos porque una cámara los capto mientras usaban este aparato que bloqueó la orden del cierre centralizado de puertas que el dueño le dio a su camioneta.

 

A este caso se le suma otro ocurrido hace horas en el estacionamiento del Mayorista Diarco en donde sustrajeron del interior de un auto un bolso con 1900 dólares, 15000 pesos, chequeras y documentos varios.

 

Pero ¿Cómo funcionan los inhibidores?

 

Los hay de todo tipo, color y marcas. De fabricación casera o simplemente con un handy de banda liberada que se consigue hasta dentro de un supermercado.

 

Siempre se actúa de la misma manera: el delincuente se hace el distraído, acciona el aparato e interrumpe la señal que va del control remoto de la alarma al auto. El dueño del vehículo se va creyendo que lo cerró. En pocos minutos el ladrón ingresa al coche, roba todo lo que puede, cierra la puerta y se va. Cuando el propietario vuelve, encontrará las puertas cerradas como las dejó pero con el interior revuelto y ya sin sus pertenencias.

 

Los ladrones suelen estar a unos 40 o 50 metros de distancia del objetivo que marcaron para robar. No necesitan estar más cerca ya que el dispositivo funciona a distancia. Eso también dificulta la posibilidad de advertir su presencia. Por esto una cadena de supermercados, en sus sucursales del conurbano instaló carteles con la leyenda: "La empresa no se hace responsable por robo o hurtos en su vehículo" y cierra el cartel con una recomendación fundamental "por favor, asegúrese de cerrarlo con llave".

 

"La mayoría de las personas no se fijan que el vehículo haya quedado cerrado y muchas veces no prestan atención al sonido que hace para confirmar que la alarma se activó correctamente", señala Daniel Beck, presidente de la Asociación internacional de Investigadores de Robos de autos (IAATI)

 

Por lo general, las bandas delictivas suelen usar como inhibidores los conocidos y clásicos handys que se utilizan para las comunicaciones. Lo que hace el ladrón es modificar la frecuencia del aparato para "empatarla" con la de las alarmas. Ese "ancho de banda" es internacional y se difunde rápidamente en el mundo de la delincuencia.

 

Salir a robar con un inhibidor de señales inalámbricas no es algo nuevo en la Argentina. Los ladrones de autos del 2018 heredaron el método de colegas delincuentes más ambiciosos: los piratas del asfalto, una modalidad histórica que este año aumentó con respecto a 2017 con un promedio de 3,5 asaltos por día de acuerdo a un nuevo relevo de la Mesa Interempresarial de Piratería de Camiones..

 

Usualmente importados desde China, los inhibidores o jammers podían conseguirse en el mercado negro entre 100 y 400 dólares a comienzos de 2016. No son precisamente difíciles de conseguir: un jammer de alta gama se ofrecía a mediados de 2017 en uno de los sitios de compra y venta más populares de internet por 43 mil pesos.

 

Hoy hay opciones más económicas con el nuevo truco de los aparatos manuales. En un relevamiento, se comprobó que los handys empleados por los ladrones de autos se pueden conseguir por valores que van desde los $1.000 a los $5.000.

Publicar un comentario