SANTA FE: Paracaidistas murieron en dos hechos distintos e investigan el funcionamiento de sus equipos


En distintos hechos que no tendrían vinculación entre sí, dos paracaidistas murieron este fin de semana en la provincia de Santa Fe como consecuencia de accidentes separados ocurridos con horas de diferencia, uno en la ciudad de Esperanza, donde se precipitó a tierra un experimentado instructor de 55 años, y otro en Cañada de Gómez, donde falleció un joven de 30 años.

De acuerdo con lo que precisaron fuentes judiciales a la agencia Télam, el primero de ellos sucedió el sábado por la tarde, cuando cayó en un campo cercano a la ruta provincial 70 Sergio “Lulo” Chiappero, residente de la capital provincial y conocido profesor de paracaidismo.

A raíz del impacto, la víctima recibió diversas heridas y en primer término fue atendida por los servicios de emergencia de Esperanza, que lograron reanimar al hombre, que había sufrido un paro cardiorrespiratorio, y lo trasladaron hasta el hospital de José María Cullen, de Santa Fe, debido a la complejidad de las lesiones.

Las autoridades de ese centro asistencial informaron que el paciente murió poco tiempo después de haber ingresado, a causa de heridas muy graves, entre ellas varias fracturas. En tanto, fuentes policiales informaron que se presume que el paracaídas de Chiappero no se abrió, pero indicaron que se aguardan los peritajes de rigor para más certezas.

El hombre era un experimentado instructor de paracaidismo y al momento del accidente estaba participando de prácticas en el Club de Paracaidismo que funciona en el Aeródromo de Esperanza, ciudad situada 40 kilómetros al oeste de la ciudad de Santa Fe.

Por razones que son materia de investigación, el profesional cayó en cercanías a una cabina de peaje de la ruta provincial 70 y pudo ser rápidamente atendido debido a que su caída fue observada por testigos.

La investigación por su muerte quedó en manos de los detectives de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) y de la Subcomisaría 18 de la ciudad donde ocurrió el hecho.

Por otra parte, también en la jornada del sábado, falleció el paracaidista Juan José Bossio, de 30 años, al sufrir un accidente similar en el Aero Club de Cañada de Gómez, situado unos 200 kilómetros al sur de la capital provincial.

En un comunicado en su página de Facebook, esta institución confirmó la muerte del joven, a quien despidió con un “Vuela alto Juancho”, apodo con el que era conocido en el ambiente. En este caso, la víctima había nacido en la ciudad cordobesa de Morteros y pertenecía al Club de Paracaidismo de San Francisco.

Tras conocerse la noticia de los dos accidentes, la Federación Argentina de Paracaidismo envió un mensaje en sus redes sociales: “Lamentamos profundamente el fallecimiento de Juan José Bossio, paracaidista perteneciente al Club de Paracaidismo de San Francisco. Hacemos llegar nuestras más sentidas condolencias a familiares y amigos ante tan irreparable pérdida”, fue la primera publicación que hizo el organismo que se dedica a fomentar esta práctica deportiva.

Horas más tarde, la Federación también informó “con profundo pesar” que Chiappero, que hasta ese momento estaba en recuperación, también había perdido la vida en el hospital.

En enero de este año, Esperanza fue escenario de otro trágico hecho de similares características: dos hermanos murieron mientras hacían acrobacias con una avioneta el Club de Planeadores de esta ciudad. Uno de ellos, Hernán Marcos, de 45 años, también había hecho paracaidismo durante más de 15 años hasta que comenzó a volar en su propio avión experimental.



Publicar un comentario