Una policía sedujo por Facebook a preso fugado, pactó un encuentro, pero se volvió a escapar


La novela del preso Eliseo Ruiz Díaz -fugado de la Comisaría 1ra. de Cañuelas el sábado 19 de septiembre con la aparente complicidad del centinela- parece no tener fin. A esta altura las andanzas del escapista se parecen al argumento de una bizarra película de policías y ladrones.

El lunes o martes Ruiz Díaz se presentó en la casa de un conocido, en Virrey del Pino. Contó que se había peleado con la novia y que necesitaba hospedaje por unos días. Al ganar confianza pidió que le prestaran un teléfono para conversar con una chica que había conocido por Facebook. 

En realidad, era una policía encubierta que al día siguiente lo citó en la colectora, pero todo salió mal: el galán volvió a escaparse antes de que lograran detenerlo. Y a las cuatro horas huyó nuevamente de un domicilio. Ni el mago Houdini se animó a tanto.

Los vecinos de Virrey del Pino que aceptaron alojarlo pasaron la noche en la Comisaría 1ra. donde fueron interrogados sin pausa. En todas las oportunidades explicaron lo mismo: que no sabían que Ruiz Díaz era un preso. Esta mañana, luego de ser liberados, denunciaron hostigamiento y maltrato policial.

Un anzuelo por Facebook

En el inicio de la semana Eliseo Ruiz Díaz se presentó en la casa de Oscar Ratto, un chatarrero de 47 años que vive en un barrio vulnerable de Virrey del Pino con su esposa, su hija Camila y su yerno Andrés Romero, de 18 años. Romero es oriundo de Campo Largo, provincia de Chaco, la misma localidad donde nació Ruiz Díaz.

"Esta persona le comentó a Andrés que se había peleado con la novia, si lo podía bancar unos días hasta que pudiera alquilarse algo. En ese momento no le sonó raro y lo dejó quedarse. El miércoles Andrés y su novia viajaron a Isidro Casanova porque él tenía que hacer el examen de aptitud física para ingresar a Gendarmería. 


En la confianza, lo dejaron a Ruiz Díaz solo en la casa y hasta le prestaron un teléfono para hablar con una chica que había conocido por las redes. Ellos estuvieron en Isidro Casanova casi todo el día y al regresar, cuando se estaban bajando del colectivo, vieron que en la colectora estaban Ruiz Díaz con Ratto y se acercaron para ver por qué estaban ahí".

Contó a InfoCañuelas un cuñado de Romero, en comunicación telefónica desde Chaco.

En las horas previas, la policía encubierta había pactado el encuentro con el prófugo. Ruiz Díaz cayó en la trampa, pero le pidió a Ratto que lo llevara hasta la colectora en su moto.

Cerca de las 19 apareció en escena un vehículo particular a alta velocidad. Se bajaron dos personas al grito de "Policía, Policía". En un santiamén Ruiz Díaz se escapó corriendo. 

"Ahí se enteraron todos que esta persona se había escapado de la Comisaría de Cañuelas. Los policías le pidieron a Ratto que los acompañara para rastrillar el barrio en busca de Ruiz Díaz porque sabía bien cómo estaba vestido; y a Andrés y su novia les dijeron que fueran a la comisaría a declarar. Primero fueron a la casa, se bañaron y luego se tomaron el colectivo a Cañuelas".
A la medianoche, cuando Romero respondía el enésimo interrogatorio, desde su casa de Virrey del Pino le avisaron por WhatsApp que Ruiz Díaz había regresado, que se lo dijera a la policía. 

"Ahí Sergio les dijo que el tipo había vuelto, lo fueron a buscar y se les volvió a escapar antes de que los patrulleros llegaran a la vivienda. La verdad es que nos resulta sorprendente que se les escape todo el tiempo. Esta persona es una rata, una persona que no tiene muchas luces y no tiene un centavo, jamás podría sobornar a alguien”.

El cuñado de Romero estuvo toda la mañana del jueves llamando a la Comisaría y a la Fiscalía local, preocupado porque sus tres familiares pasaron la noche incomunicados en la sede policial. A la mañana alguien fue autorizado a llevarles un desayuno y se retomaron los interrogatorios. 

Los liberaron recién a la 1 de la tarde de este jueves con el argumento de que estaban esperando la orden de la Fiscalía. Mi familia siempre colaboró y dijo la verdad: que no sabían que Ruiz Díaz era un prófugo. 

Sin embargo, los interrogaron durante toda la noche, los amenazaron, a Sergio lo llevaron a una pieza y lo agarraron del cuello para que les confesara dónde estaba Ruiz Díaz y él no tiene idea, lo dejó quedarse en la casa simplemente porque nacieron en el mismo pueblo. Mañana Oscar Ratto va a ir a la Fiscalía para denunciar estos apremios. 

"Nosotros entendemos que la policía tendrá cierta urgencia para encontrar a esta persona, pero la manera de hacerlo no es agrediendo a gente que no tiene nada que ver".

Concluyó Alex.

Desde la Comisaría 1ra., una fuente dijo que los tres ciudadanos de Virrey del Pino no tienen ninguna imputación y que sólo permanecieron en la Comisaría en calidad de “colaboradores”.


Publicar un comentario