Compañeros del chofer asesinado en Virrey del Pino: “Ni le hablaron, le tiraron a quemarropa”


Tras la muerte de Pablo Flores, chofer de la línea 218 que fue acribillado en la noche del jueves en la localidad bonaerense de Virrey del Pino, sus compañeros cortaron la General Paz a la altura de la avenida Juan Bautista Alberdi, para que el crimen no quede impune y para que ninguno de ellos se convierta en la próxima víctima de la inseguridad.

El hecho ocurrió este jueves, minutos después de las 22, cuando el colectivero circulaba con pasajeros por el barrio de San Javier, a la altura del kilómetro 38 de la Ruta 3. Fue entonces que un auto se puso a la par del interno 75 y abrió fuego a sangre fría. En total fueron cinco los disparos que recibió Flores, uno de ellos en la cabeza que lo mató en el acto.

“Ni le hablaron, le tiraron a quemarropa".

Sostuvieron. Por otra parte, la Policía analiza las cámaras de seguridad para dar con los atacantes, que efectuaron los disparos desde una parada de colectivos.

El homicidio del conductor colmó los ánimos de los trabajadores que desde hace años piden mayores medidas de protección, de hecho, hubo incidentes con balas de goma y patrulleros incendiados frente a la comisaría de esa localidad bonaerense; la UTA declaró un paro por 24 horas que afecta a 40 líneas de colectivos y siguen los cortes en la General Paz y también en la Ruta 3.

“No podemos seguir así” dijeron los conductores que se manifestaron durante toda la noche del jueves y siguen a la espera de una respuesta oficial. “No queremos promesas, necesitamos algo concreto”.

Dijo uno de los choferes, tras lo cual predijo con resignación:

“Van a hacer controles por dos semanas, y después no va a pasar más nada”.

 

Para ellos, la Policía no tiene herramientas para hacer bien su trabajo y aseguran además que solo un 20 por ciento de los coches cuenta con botón antipánico y cámara de seguridad, como alguna vez les prometieron.

 “Necesitamos una cabina blindada por lo que estamos viviendo”, afirmó el manifestante, y él mismo se preguntó: “¿Tenés que vivir encerrado en este país?”.
Otro episodio

Cabe destacar, que unas horas antes de que asesinaran a Flores, otro chofer, de la línea 57, había sido apuñalado en la pierna por delincuentes en un robo, que además le cortaron un dedo. 

“De qué sirve tener proyectos si te quitan la vida en un minuto”.

Se lamentó el trabajador.

Los investigadores intentan esclarecer si lo que ocurrió en Virrey del Pino después también fue un asalto o si se trató de un ajuste de cuentas. Todavía, sin embargo, no hay sospechosos ni detenidos.

Publicar un comentario