USHUAIA: Comerciantes y vecinos se manifestaron en contra de la vuelta a la fase 1


El cierre de bares y comercios céntricos se llevó a cabo luego de que el 16 de septiembre empezara una escalada de contagios de COVID-19. 

El lunes, Tierra del Fuego registró 127 nuevos infectados, 67 en Ushuaia y 60 en la ciudad de Río Grande, donde se produjo otro rebrote a mediados de julio. En solo 24 horas, la provincia sumó casi 100 contagios nuevos: el último parte informó 221 nuevos enfermos de coronavirus.

Cabe recordar que, en Río Grande, el sistema sanitario estuvo al borde del colapso. Hasta el momento dicha ciudad del norte de la provincia registra 66 víctimas fatales. En tanto, en Ushuaia solo murió una persona, pero a las autoridades les preocupa como que el avance del virus empieza a sentirse en la ocupación de camas del Hospital Regional de la ciudad.

En este contexto, el Comité Operativo de Emergencias (COE) explicó a través de un comunicado que el retroceso en la cuarentena es una “necesidad” que tiene como objetivo “disminuir la posibilidad de transmisión del virus entre personas en situaciones no seguras”.

Con la oficialización de la vuelta a fase 1, la Cámara de Comercio local, sectores vinculados a los rubros de turismo y de la producción convocaron a marchas callejeras advirtiendo a las autoridades sobre el impacto de la medida en la actividad económica. La primera manifestación se llevó a cabo el lunes.

 

 

“Los comercios no pueden resistir, necesitamos que abran sus puertas inmediatamente".

Manifestó la titular de la Cámara del sector, Claudia Fernández en diálogo con medios locales.

Fernández desligó a la entidad de la convocatoria a la marcha y sostuvo que las personas que asistieron al reclamo lo hicieron “a título personal”. 

Sin embargo, en las redes sociales, la Cámara empresaria encabezó una campaña con la premisa “el comercio no contagia”, que incluye la misma línea argumental de las empresas electrónicas, que consiste en la defensa de los protocolos sanitarios aplicados en cada rubro y la ausencia de casos positivos de COVID-19 en dichas actividades.

“Desde la entidad vamos a seguir insistiendo en la reapertura inmediata de los comercios, ya que consideramos que el cierre total genera una crisis económica insostenible para los comerciantes y con ello la perdida inmediata de las fuentes de ingreso de una gran cantidad de familias”.

Argumentó Fernández.

Alrededor de 1000 personas, entre comerciantes y vecinos, protestaron en el centro de Ushuaia con barbijos y banderas argentinas pese a la vigencia del aislamiento social, preventivo y obligatorio. Desde el COE, advirtieron sobre las potenciales consecuencias de llevar a cabo estas iniciativas de protestas en medio del avance del COVID-19:

 “Nos angustia ver este tipo de situaciones porque van en contra de las medidas que deben tomarse para evitar la propagación del virus”.

"Ojalá que no suceda, pero si estas manifestaciones siguen desarrollándose así, en 15 días veremos los resultados en números”.

Alertaron e hicieron hincapié en la labor de los profesionales de la salud para contener los contagios.

 "En este momento el sistema sanitario necesita imperiosamente de la responsabilidad de cada vecino”.

Reclamaron.

 

En tanto, el gobernador de Tierra del Fuego, Gustavo Melella, abrió un canal de diálogo con referentes de sectores tanto estatales como privados. En una reunión que mantuvo de manera virtual aseguró estar “abierto a escuchar las sugerencias de todos los sectores de la sociedad”. 

Desde el Estado provincial lo primero que queremos es cuidar la salud de todos los vecinos y vecinas. Por eso tomamos la difícil decisión del aislamiento".

Argumentó Melella.

“Con este compromiso continuaremos articulando asistencia a las y los ciudadanos a través de módulos alimentarios, a emprendedores y Pymes mediante el programa PROGRESO y trabajando en defensa de la mano de obra fueguina”.

Agregó. En efecto, el programa “Progreso” es un sistema de créditos blandos que se nutre de fondos provenientes de un endeudamiento en dólares de la provincia.

Sin embargo, los sectores disconformes con la decisión del Gobierno de retroceder a una cuarentena estricta volvieron a marchar este martes. En esta oportunidad, lo hicieron en caravana a bordo de sus autos como medida para prevenir nuevos contagios.

Publicar un comentario