JUBILADO JUSTICIERO: Aseguró que los ladrones querían robarse las cenizas de su esposa

Marino Cid Aparicio, flamante abogado de Jorge Ríos, el jubilado de 71 años que mató a uno de los ladrones que ingresó a robar a su casa, reveló impactantes detalles de cómo fue el asalto que ocurrió en la vivienda del partido bonaerense de Quilmes.

“Esto no lo hemos dicho nunca. La verdad que Jorge no quiere que lo diga, pero yo lo voy a decir igual. Los ladrones, además de golpearlo, manotean una caja donde están las cenizas de la esposa de él y la mamá de estos chicos", contó el letrado a Telefé Noticias y sostuvo:
"Esa es una de las tantas cosas que pasó esa noche y una cosa que la verdad me cuesta a mi contarle a ustedes y no lo vamos a volver a contar".
El jubilado de 71 años, que estuvo detenido por matar al delincuente Franco Martín Moreyra, indicó que "muy poca gente sabe que esta es la segunda vez que entran cinco personas a la casa".
"Entraron a las 8 de la mañana y nos agarraron a mí y a un fletero. Yo me resistí y me tiraron al piso y me gatillaron dos veces en la cabeza. ¿Sabe cómo queda una persona a la que le pasa eso? Después me viene como regalito esto. Uno no está preparado para matar”.
Aseguró Jorge Ríos.

Ríos contó que durante la noche en la que ocurrió el hecho, en un momento determinado lo arrastran por el piso y le lastiman el brazo.
"Después se me nubla todo".
Aseguró.
"Pensás que te van a cortar en pedazos"
"Yo tenía el arma en la mano, la había agarrado. Dentro de lo que puedo llegar a recordar. Para mí es terrible recordar todo en detalle. Pensaba en mi comadre que estaba sola al lado y pensé en mis hijos, en mi nieto. Se te presentan todas las películas”.
Enfatizó.

Y expresó:
“Yo tuve ese destornillador, lo tuve a dos centrímetros de mi ojo. Eso es terrible. Pensás que te van a cortar de a pedazos. Aparte este hombre tenía una fuerza terrible, me levantó y me azotó contra el piso. Todavía tengo los dolores que me impiden respirar. Después… la locura. Yo no sé. Me siento re mal hermano”.
El fiscal Ariel Rivas caratuló al hecho como “homicidio agravado por el uso de arma de fuego”, mientras la defensa busca demostrar que Ríos actuó en “legítima defensa”.

Publicar un comentario