BAHÍA BLANCA: Delincuente entró a robar a la casa del narco detenido ayer: Sospechan que fue una "mexicaneada"

Cristian Maximiliano Rondina Lavandero fue detenido anoche mientras se disponía a robar distintos elementos en el interior de la vivienda de Damián Luis Eguren, un peligroso (y tristemente célebre) narco que 24 horas antes había sido arrestado en Colombia al 1000 con gran cantidad de cocaína, armas y dólares.

Rondina Lavandero fue detectado in fraganti en Alsina al 3800. Familiares de Eguren (declara hoy en Fiscalía) se habían dirigido a la mencionada vivienda a darle de comer a los perros y lo observaron fugándose del lugar, en un acto conocido popularmente como "mexicaneada".
Luego de que trepara el paredón de más de dos metros, comenzó a correr hasta que, a la altura de Alsina y Pillmayquén, uno de los allegados del dueño del domicilio y dos efectivos policiales, lograron darle alcance y reducirlo.

Una vez adentro del inmueble, hallaron una persiana trasera violentada, el faltante de un televisor Smart y otras pertenencias que se encontraban envueltas en un acolchado, listas para ser sustraídas.

El prontuario del dueño de la casa:

Eguren había sido condenado por tenencia y traslado de droga (desde Mar del Plata), tanto en 2003 como en 2014. En ambos casos a cinco años de cárcel.
En el primero de sus arrestos, recuperó la libertad al no encontrarse firme la sentencia. En el segundo, en tanto, se había interpuesto un recurso por cuestiones de salud.

En 2014, en tanto, protagonizó una impactante persecución una tarde de domingo del mes de septiembre, en la cual quedó arrestado con estupefacientes en su poder en Undiano y Beruti, luego de chocar su Citröen C3 contra un patrullero.

En tanto, en 2016, un fallo lo llevó a prisión por una violenta entradera ocurrida en una vivienda del barrio Pacífico. Junto a un cómplice, recibió una pena de seis años de cárcel.

Y también estuvo involucrado en la denominada foja cero de la renombrada causa Suris, la cual nace por otro peligroso narco --de apellido Larriaga-- mientras hablaba con el arrestado en una esquina céntrica.

Publicar un comentario