Quién era el turista asesinado de un balazo en Mar del Plata



Mauricio Alejandro Grasso nunca imaginó que en un viaje a Mar del Plata con un grupo de amigos moriría en un confuso episodio a la salida de un boliche en las primeras horas de este lunes. Plomero y gasista matriculado, había cumplido 42 años poco más de dos semanas. Oriundo de Lomas de Casasco, Moreno, era el padre de dos hijos; Milton, de 13 años, y otro niño de tres. Era viudo de la madre de su primer hijo y estaba separado de su segunda mujer. “Muy trabajador”, según lo describió Edgardo Rosa, amigo, socio y padrino de Milton.

En una conversación con LA NACION, Rosa (52) explicó que Mauricio era un “excelente padre y persona”. “Quería muchísimo a sus hijos, vivía para ellos. Pasaba la mayor parte del tiempo con ellos”, recordó, y también precisó que “era muy buen amigo y compañero, se adaptaba a lo que le propusieran” y que “lo llamabas y él estaba”. Entre los intereses de Grasso estaban las carreras de autos y los recitales. Tenía siete hermanos.

Según los datos preliminares de la investigación, el plomero fue asesinado esta madrugada de un balazo en la cabeza cuando salía de un boliche de la zona céntrica de la ciudad balnearia, al que había ido a bailar con un grupo de amigos, y desde una moto dispararon contra la camioneta en la que se trasladaba.

Los investigadores procuraban determinar el desencadenante del ataque y una de las pistas que trabajan apunta a una frase que uno de los amigos del baleado les habría dicho a los tripulantes de una de las motos desde la que efectuaron el disparo, añadieron los voceros consultados.



El ataque ocurrió cerca de las 4 de esta madrugada, luego de que Grasso y tres amigos, dos hombres y una mujer, salieron del local bailable “Momentos”, ubicado en las calles Bolívar y Santa Fe, a metros de la icónica Plaza Colón, del centro marplatense, donde habían ido a bailar.

Según indicaron las fuentes, las cuatro personas circulaban en una camioneta Toyota Hilux por el cruce de las calles 20 de Septiembre y Moreno -a unos dos kilómetros del boliche- cuando se cruzaron con cuatro personas a bordo de dos motocicletas.

La frase que derivó en una muerte

Según lo que los investigadores reconstruyeron en base al relato de los testigos, las motos estaban haciendo “cortes”, por lo que cuando pasaron junto a ellos, la persona que iba sentada en el lado del acompañante de la camioneta les dijo a través de la ventanilla: “Bien ahí, rey”.

Siempre según los dichos de testigos, tras ello, y por causas que se investigan, uno de los ocupantes de una de las motos extrajo de entre sus ropas un arma de fuego y disparó con dirección a la Toyota Hilux.

Los amigos que viajaban en la camioneta se percataron instantes después de ver el arma que Grasso había sido alcanzado por una bala en la cabeza, al verlo herido en el asiento trasero derecho del vehículo.

“Fue un único disparo con un arma calibre 9 milímetros. Está descartado que se haya tratado de un hecho de inseguridad. Por ahora esto es un misterio”, dijo a la agencia Télam un investigador consultado.

Tras el ataque, la víctima fue asistida en primer término por personal de la Unidad Policial de Prevención Local, pero ante la llegada de los médicos del Sistema de Atención Médica de Emergencias (SAME), se constató que ya había fallecido.

En tanto, los agresores a bordo de las dos motos escaparon a toda velocidad del lugar y por el momento no fueron localizados.

En la causa, caratulada “homicidio”, tomó intervención la fiscal Florencia Salas, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) N° 1 en turno en Mar del Plata, quien ordenó a la policía que se realicen diversas tareas investigativas para obtener más detalles de lo ocurrido e individualizar al autor del hecho.

Además, instruyó a los peritos de la Policía Científica para que realicen en la escena los peritajes correspondientes.

Para poder obtener alguna información sobre los sospechosos, los investigadores procuraban dar con alguna imagen que haya sido registrada por cámaras de seguridad de locales comerciales, de edificios y viviendas de la zona y hasta del Centro de Documentación Rápida (CDR) del Registro Nacional de las Personas, ubicado a solo a 50 metros de donde ocurrió el homicidio, aunque hasta el momento no se pudo dar con material preciso.

Los investigadores confirmaron a la agencia Télam que los conductores de las dos motocicletas involucradas en el hecho eran hombres y que se intentaba determinar si quieres viajaban como acompañantes en ellas eran mujeres o varones.

Para avanzar en la causa, se aguardaban también las declaraciones de los amigos de la víctima en la sede judicial, al tiempo que se trabajaba para dar con otros testigos presenciales del hecho y de la huida de los agresores.

En tanto, la fiscal Salas esperaba para las próximas horas el resultado de la operación de autopsia al cuerpo de Grasso, que se realizará en el transcurso de la jornada en la morgue judicial del Departamento Judicial de Mar del Plata.



Home Ads
GENERAL JUAN MADARIAGA El Tiempo