Home Ads Home Ads

Encontraron muerta a una mujer en un tanque de agua



Casi un mes después del hallazgo de un cuerpo en un tanque de agua en Tucumán, las autoridades confirmaron que la víctima es Gabriela Picciuto, la copropietaria de la casa ubicada en la calle Chacabuco 59.

El resultado del ADN no sorprendió a la familia de la mujer de 48 años, pese a que mantenían una mínima esperanza de que no se tratara de ella. Ahora, con la confirmación oficial, se presentarán como querellantes en la causa que investiga el homicidio.

“Florencia tiene el deseo de dar con la o las personas que cometieron el asesinato de su madre”, aseguró a TN Gonzalo De La Vega, el abogado que la patrocinará.



En ese sentido, sostuvo: “La familia está a la espera de recibir el cuerpo de Gabriela para poder velarla y enterrarla en Montero. Quieren despedirla y cerrar esta etapa como corresponde”.

Crimen de Gabriela Picciuto: cuatro detenidos y un sospechoso prófugo

Hasta el momento, hay cuatro personas que están bajo prisión preventiva, acusados de haber participado en el crimen de Gabriela Picciuto:

Sofía Alejandra Di Cianni: fue la primera sospechosa en la causa. La joven de 22 años quedó imputada por homicidio luego de que los investigadores encontraran en su domicilio el documento de la víctima y una tarjeta. Durante su indagatoria la acusada negó los hechos, pero dijo que quería aportar datos. Sin embargo, hasta el momento no brindó más declaraciones y continúa en la cárcel.



José Luis Fumero: se trata del exesposo de la mujer de 48 años y copropietario de la casa. Aunque no se encontró nada concreto en su celular, los investigadores se guiaron en el vínculo conflictivo y violento que tuvieron como pareja. Fue fundamental el testimonio de su hija para conocer el contexto en el que habían vivido muchos años y por los que perdieron la tenencia de Florencia. A eso, se le sumó un móvil económico: la venta de la vivienda en la que vivía Picciuto.

Alfredo Rodolfo Socci y Natalia Liberman: una pareja que residía en el inmueble donde fue hallado el cadáver.

Sin embargo, en los últimos días la Justicia sumó a un nuevo sospechoso: Facundo Salomón. La fiscalía a cargo tomó conocimiento de que la víctima había comenzado una relación amorosa con un joven artista de la zona.

Aunque intentaron ubicarlo para citarlo a declarar respecto al vínculo que mantenía con Gabriela, Salomón permanece prófugo. Fuentes cercanas a la causa detallaron a este medio que él se dedica a pintar murales y todo habría comenzado cuando ella lo invitó a pintar al domicilio. “Así empezaron a enamorarse, pero no hace tanto de esta relación”, explicaron.



En ese sentido, señalaron que los días previos a la desaparición de la mujer, la reciente pareja había tenido una fuerte discusión por celos. Este punto sumado a su actitud puso en alerta a los investigadores y abrió una nueva hipótesis que podría dar un giro en la causa.

Crimen en Chacabuco 59: quiénes son los otros sospechosos

Desde que trascendió la noticia, el entorno coincidió en que la víctima tenía un carácter difícil y aseguraron que solía tener problemas con los inquilinos. En ese contexto, todos aquellos que estuvieron en conflicto con Picciuto por la casa están en condición de sospechosos.

Es el caso de una peluquera y un panadero que alquilaron una de las partes del inmueble para tener sus comercios. “Tuvieron discusiones fuertes. Varios episodios violentos y amenazas entre ellos y Gaby por el espacio y la falta de pago”, contó De La Vega.

El tercero se llama Walter Marchese, un hombre que se dedica a la compraventa de inmuebles y que le compró a Fumero parte de la casa. Él había decidido comenzar con refacciones en Chacabuco 59 poco tiempo antes del hallazgo del cuerpo.

Marchese intentó desligarse de la situación y dijo: “Me terminé comprando un problema”. Según sus declaraciones al diario La Gaceta, él arregló con la expareja de Picciuto y le pagó a los inquilinos para que se fueran del lugar.

“Eran adictos. Estaban todo el tiempo bajo el efecto de la droga. Cuando les conté lo que estaba por hacer comenzaron a decir que ellos no tenían dinero para irse. Les ofrecí $ 60.000 para que se fueran y aceptaron”, aseguró. Al ser consultado por el presunto autor del crimen, afirmó: “Me parece que tiene que ver a la gente que vivía ahí”.

Por otro lado, este lunes fue llamado a declarar como testigo Ramiro Apud, el inquilino del local que forma parte del terreno, y su testimonio fue de interés para la causa.

El hombre comenzó a alquilar en noviembre de 2022 y firmó un contrato con Gabriela. Sin embargo, a principio de abril, se presentó Fumero para avisar que él sería quien cobraría a partir de ese momento la mensualidad porque su exesposa estaba internada haciendo un tratamiento en Montero. Días más tarde, manifestó que Marchese se presentó para hacerse cargo del lugar como nuevo propietario.

Pasó (y sigue pasando) tanta gente por Chacabuco 59 que los diferentes actores y sus contradicciones desconciertan a la Justicia, que por estas horas tiene varios frentes abiertos y pocas certezas de lo que pasó con Picciuto.

Adentro de un tanque de agua y con frazadas: cómo fue el hallazgo del cuerpo

El 12 de mayo, un albañil trabajaba en el techo de la casa y un olor muy fuerte comenzó a invadirlo, al punto tal que le impidió seguir con su tarea. Decidió buscar el origen y allí se dio cuenta que el hedor salía del tanque de agua. Al destapar la cisterna, se topó con una escena macabra: había una persona muerta tapada con unos acolchados.

Tras el terrible hallazgo, alertó a la policía que llegó de inmediato y desplegó un operativo en el lugar. El cadáver estaba en un avanzado estado de descomposición, lo que hizo que en un principio se dificultara saber si se trataba de una mujer o de un hombre.

La autopsia confirmó que la víctima sufrió una “muerte violenta”. La atacaron con un fuerte golpe fuerte en la cabeza y habría estado ahí al menos dos meses antes de que la encontraran.



Home Ads
GENERAL JUAN MADARIAGA El Tiempo