Home Ads Home Ads

Dejaron a su bebé con la niñera, ella lo metió en la bañera y se ahogó



Graciela Margarita Parientes fue contratada por una pareja para que cuidara a su bebé de 10 meses mientras ellos trabajaban. El único pedido que le hicieron fue claro: querían que no lo bañara mientras ellos no estaban en la casa, pero poco le importó. El pasado 9 de junio, mientras el pequeño quedó solo en la bañaderita, se ahogó y Graciela no estaba en el lugar para asistirlo. Ahora, el menor está grave y sus seres queridos destrozados.

“Confiaban en ella”, dijo en diálogo con TN el abogado de la familia, Joaquín Olaizola. El dramático episodio ocurrió el 9 de junio en San Miguel de Tucumán, cuando los padres de chiquito se fueron a cumplir con sus tareas cotidianas y lo dejaron con su niñera de 42 años.

Parientes -quien cuidaba a ancianos y bebés- fue recomendada por un compañero de trabajo del papá del chico y la contrataron en febrero de este año. Las reseñas eran positivas, por lo que parecía que no había nada de qué preocuparse.

El único pedido que le hicieron los papás fue que no bañaran al niño. Era algo que les gustaba hacerlo exclusivamente a ellos porque les daba más seguridad. Sin embargo, la cuidadora hizo oídos sordos a esta petición. Insólitamente, una vez hasta llegó a mandarle a la madre videos mientras lo tenía en la bañera.



La mañana de la tragedia, los abuelos maternos iban a ir a buscarlo y Parientes, desobedeciendo una vez más, lo estaba bañando antes de que llegaran, pero el pequeño se ahogó.

Hasta el día de hoy no está claro qué fue lo que sucedió, ni tampoco se pudo determinar dónde se encontraba la mujer cuando esto ocurrió. Lo que sí se sabe es que al ver que se estaba ahogando, comenzó a los gritos.

El portero del edificio la escuchó y, sin dudarlo, corrió hasta el departamento 3C. Cuando ingresó, Parientes estaba con el bebé desvanecido en sus brazos. Al notar que no tenía signos vitales, el hombre lo llevó hasta el Hospital Néstor Kirchner, que está a una cuadra.

Un anestesista y un cardiólogo comenzaron a realizarle maniobras de RCP y lograron estabilizarlo. “Decían que le salía bastante agua”, aseguró el abogado de la familia.

Desde ahí lo trasladaron al Hospital del Niño Jesús, donde actualmente se encuentra internado. El pequeño permanece en terapia intensiva, con pronóstico reservado y todavía no se despierta. Además, los médicos ya adelantaron que le quedaron graves secuelas y los papás piden constantes cadenas de oración para su recuperación.

La niñera, en la mira de la Justicia

Graciela, que está acusada del delito de “abandono de persona agravado”, dio diferentes versiones sobre lo que ocurrió aquel día. Primero, les dijo a los padres que dejó al pequeño en la bañadera y que se fue a orinar a otro baño de la casa.

Sin embargo, cuando llegó al hospital, aseguró que se dio vuelta para buscar un jabón y que en ese momento el pequeño se ahogó. “Ninguna de las dos son creíbles. Pase lo que pase, va a estar complicada. Queremos saber la verdad de lo que pasó”, señaló Olaizola.

El pasado lunes 19 la Justicia ordenó la prisión preventiva de la mujer: los argumentos fueron que había peligro de fuga y entorpecimiento en la investigación.

En los próximos días, se realizarán las pericias a su celular, para ver si se puede determinar qué estaba haciendo en ese momento. También se analizarán las cámaras de seguridad, para confirmar si estaba sola o con alguien, y se le harán estudios psiquiátricos, para establecer si es imputable o no. Este último resultado estaría para los primeros días de julio.

Hasta el momento, la acusada prefirió no declarar. “La observé muy fría en la audiencia para un hecho tan grave”, aseguró el letrado, y añadió que “ella sola tiene la verdad de lo que sucedió”.



Home Ads
GENERAL JUAN MADARIAGA El Tiempo