Home Ads Home Ads

Policías lograron salvarle la vida a un bebé que se ahogaba dentro de un colectivo




Dos efectivos de la Policía Local le salvaron la vida de un bebé que se ahogaba con su propia saliva mientras viajaba en un colectivo.

Sucedió en la tarde de este jueves a bordo del interno 51 de la línea 514 en momentos que la criatura, de sólo un mes de vida, se atragantó mientras estaba en brazos de su madre, una joven de 17 años.

Dos efectivos de la Policía Local que viajaban como pasajeros y se iban franco de servicio advirtieron lo que ocurría y notaron que el bebé comenzó a ponerse morado, evidenciando un ahogamiento.

Los oficiales Maximiliano Altamirano y Maximiliano Camillieri se acercaron a la angustiada mamá y comenzaron a realizarle al recién nacido la maniobra de Heimlich y masajes en espalda.

De esa forma los uniformados lograron liberar las vías respiratorias del bebé.



El chofer del micro tuvo el buen tino de alterar el recorrido y dirigirse directamente al Hospital Municipal, donde la criatura recibió las atenciones del caso.

El bebé quedó internado en Terapia Intensiva producto de convulsiones que tuvo tanto en el colectivo como en el propio centro de salud.

“Fue un momento tremendo”

El comisario Luis Marillán, jefe de la Policía Local, habló con La Brújula 24 sobre la acertada intervención de sus dos subalternos.

“Yo creo que es una buena noticia. Uno se pone todavía más sensible cuando se trata de ayudar a una criatura tan chiquita y que el resultado sea que se encuentre bien, recuperándose en un hospital”, explicó Marillán. El jefe policial dijo que durante la etapa de entrenamiento en la Escuela Juan Vucetich reciben conocimientos sobre cuestiones de salud y que los adiestramientos se mantienen con sucesivas capacitaciones.

Maximiliano Altamirano, uno de los oficiales de la Policía Local que participó del rescate, relató la secuencia en diálogo con este medio.

“Nosotros salimos del servicio a las 3 de tarde, como todos los días, subimos al colectivo en Moreno y Vieytes y luego de recorrer una cuadra una mujer empieza a pedir ayuda diciendo que su nieto se estaba ahogando. Mi compañero agarra al bebé y yo fui a pedirle al chofer que detenga la marcha del micro. Hicimos la maniobra de Heimlich, le dimos unas palmaditas en la espalda y le pedimos al colectivero que vaya para el hospital. Media cuadra antes de llegar el bebé empezó a largar unos fluidos y volvió a respirar. Fue un momento tremendo”, indicó el efectivo, que tiene 26 años y lleva 7 años en la fuerza, en “Nunca es tarde”.

Cómo aplicar la maniobra de Heimlich en un bebé

La maniobra de Heimlich se realiza cuando una persona tiene obstruidas las vías aéreas. En el caso de un bebé, debe colocárselo boca abajo, apoyado en el antebrazo o muslo del adulto en forma transversal. Con la misma mano se sostiene su cabeza y se sujeta su mandíbula. Con la otra mano, se dan cinco palmadas entre los dos omoplatos, con una vía de escape lateral, evitando golpear la cabeza.

Si no reacciona, el adulto debe colocarle dos o tres dedos debajo de la línea del pezón y realizar cinco compresiones lentas y profundas en el centro del esternón. Esta maniobra debe alternarse hasta que se produzca la desobstrucción del objeto.




Home Ads
GENERAL JUAN MADARIAGA El Tiempo