Una maestra jardinera fue acusada de amordazar con cinta a sus alumnos



Una docente de un jardín de infantes de La Plata, acusada de amordazar con cinta de papel a sus pequeños alumnos, fue citada a declarar ante la Justicia penal. La causa había sido archivada, sin embargo, en las últimas horas se reabrió la investigación.

Los hechos denunciados por un grupo de padres y madres del establecimiento “Nuestra Señora de Fátima”, ubicado en calles 75 entre 22 y 23 del barrio Altos de San Lorenzo, habrían sucedido durante el 2019, cuando las supuestas víctimas tenían apenas 4 años.

Ellos aseguran que la señorita de la sala Amarilla del turno tarde de ese entonces “les tapó la boca con cinta de papel” a al menos cuatro de sus alumnos, y que también “los ató de pies y manos con la misma cinta y a otros con sogas”.

La investigación estaba a cargo de la fiscal Cecilia Corfield, titular de la UFI N° 15 de La Plata, quien decidió archivar la causa por maltrato. En ese momento, la maestra acusada, que había sido apartada de su empleo, volvió a ocupar su cargo y actualmente se encuentra dando clases en el mismo jardín.

Fuentes judiciales confirmaron a TN que el caso fue reabierto y recayó en la UFI N° 8 a cargo de Martín Almirón. El lunes, el fiscal llamó a indagatoria a la docente, quien quedó imputada por “lesiones graves”. La mujer deberá presentarse a declarar el 27 de febrero, a las 10.

Para fundamentar su decisión, Almirón tuvo en cuenta los testimonios de los pequeños en Cámara Gesell, y el informe del psicólogo del cuerpo técnico auxiliar del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil.

”…Se observa afectación en sus discursos, transmiten vivencias de temor, inseguridad, asombro, emociones de las que pueden dar cuenta al relatar episodios sobre lo denunciado. Debe tenerse en cuenta que los vínculos con educadores implican asimetrías, ya que los adultos que imparten nociones educativas son investidos de autoridad”, asegura el perito.

El “chiste” que destapó la olla: Según trascendió en aquel momento, una de las madres se enteró de los aberrantes episodios por un “chiste” que hizo una de las nenas afectadas. La menor de la sala de 4 les había contado: “Si se portan mal, les voy a poner una cinta en la boca”.

La mujer, sorprendida, decidió indagar sobre los dichos de su hijita. Comenzó a preguntarle sobre el accionar de la docente, cómo los trataba y si era a ella sola a la que sometía a esos maltratos.

A raíz de eso, la menor reveló: “La seño les pone una cinta en la boca para que no hablen, les ata las manos y los pone en penitencia en una silla. Lo hace cuando nos portamos mal y nos dijo que no le podemos decir a nuestros papás”.