La desesperación de una joven mientras le robaban la valija en un micro que salió de Retiro







Florencia Bermejo arribó a la Terminal de Ómnibus de Retiro el domingo 8 de enero a las 22.50. Su micro partía diez minutos más tarde rumbo a Coronel Suárez, localidad bonaerense en la que familiares y amigos la esperaban para disfrutar de unos días de vacaciones.

La joven relató que, tras despachar su valija, subió al primer piso del transporte y ocupó el asiento que se le había asignado: el primero de la única fila dispuesta sobre el lateral derecho del micro. “Me puse los auriculares y comenzó el viaje. A las 23 en punto ya estaba en marcha”, dijo a TN.

A las pocas cuadras, Florencia observó que el resto de los pasajeros miraba por las ventanillas y murmuraba acerca de algo que ocurría afuera, lejos de su ubicación. “Me saqué los auriculares y escuché a una señora a los gritos: ‘Nos están sacando las cosas, nos roban las valijas’”, expresó.



Aquella secuencia duró menos de dos minutos. Si bien ella no iba prestando atención al tránsito, si pudo corroborar que todo aconteció cuando la unidad se detuvo en un semáforo y fue sorprendida por un grupo de delincuentes que rápidamente abrió la baulera y comenzó a llevarse bolsos y valijas.

“El micro pegó la vuelta nuevamente hasta Retiro. Cuando llegamos a la terminal no nos querían abrir la puerta. Estábamos desesperados porque no sabíamos a quién o quiénes les habían robado”, indicó la joven de 24 años.



Acto seguido, bajaron todos los pasajeros y frente al maletero descubrieron que solo quedaban unos pocos bolsos con algunas valijas. “Se robaron todo lo que estuvo al alcance. Nos acercamos a los choferes para pedirles una explicación, queríamos saber qué era lo que había pasado. Entre risas, se desligaron de la situación”, narró Florencia.

Damnificada al igual que la mayoría de los pasajeros, se dirigió a la boletería de la empresa Plusmar para radicar la denuncia y exigir explicaciones. “Los choferes nos pidieron que no hiciéramos nada, que no denunciáramos. Sin embargo, subí y dejé el reclamo por escrito. Me tomaron los datos y prometieron llamarme a las 24 horas para darme alguna solución. Eso no ocurrió”, manifestó.

A la mañana siguiente, angustiada por el robo y por la imposibilidad de estar en Coronel Suárez, publicó un tuit en el que detalló el hecho y exigió que la empresa se hiciera cargo y devolviese todo lo perdido.

“Desde Plusmar me contestaron que ellos también hicieron una denuncia porque también fueron afectados por la situación. Supuse que no iba a pasar nada, así que denuncié lo ocurrido ante la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT). Ellos intimaron a la empresa para que en 30 días me brindaran una respuesta. Me quedé tranquila porque el reclamo fue elevado. También fui a la Policía y ya hay un fiscal investigando el hecho”, precisó.

Florencia aún no sabe si podrán recuperar lo perdido o si la resarcirán, al igual que el resto de las víctimas, por los daños materiales y emocionales que vivieron durante la noche del domingo y madrugada del lunes.

“Es tristísimo porque uno paga por ese servicio y esa seguridad. En la valija llevaba toda mi ropa, todo estaba ahí. Perdí toda mi ropa y hoy solo tengo lo puesto. Es material, pero es una tristeza enorme porque tenía mucha ilusión. Lo esperé mucho este viaje y me pasó esto”, sostuvo Florencia.

Y agregó: “Perdí cosas que tenían mucho valor sentimental. Era ropa, sí, pero muchas de esas prendas me las habían regalado y las atesoraba un montón. Por mi parte considero que estoy haciendo todo lo que está a mi alcance”.

La joven aseguró que, producto de la viralización de su tuit, fue contactada por muchas personas que sufrieron hechos similares. “Una de las pasajeras me comentó después, cuando estábamos haciendo la denuncia, que uno de los que nos robó antes nos había despachado las valijas”, contó.

Florencia completó: “Ella estaba viajando en planta baja y vio todo. Creemos que los que nos robaron fueron tres personas”.