Torturó a la perra de su vecina y la estranguló con cables: Está grave y si se salva no volverá a caminar




Roma es una perra de tres tres años que vive en una casa en Güiraldes y Syerra, Quilmes. En la madrugada de año nuevo, un vecino ingresó a la casa de Liliana, la dueña de la mascota, aprovechó que no habia nadie y la torturó. La perra está internada en grave estado y, si se salva, difícilmente vuelva a caminar.

Todo comenzó con una discusión el 31 de Diciembre por la tarde. Roma había salido a dar una vuelta a la manzana y, queriendo jugar según afirma Liliana, terminó mordiendo al perro de un joven llamado Leonardo que vive a la vuelta de su casa. Un rato más tarde, este joven pasó por la casa de Liliana y sin mediar palabra, le pegó un botellazo en la cara a Roma, que quedó tambaleando el miedo. La hija menor de la dueña de casa también fue agredida. Pero lo peor no había pasado.



Tras la agresión a su perra, la familia de Roma pasó el año nuevo en la casa de otros familiares. Al regresar, se encontraron con una escena de terror. La perra estaba agonizando, perdiendo sangre, y tenía los cables de una computadora que le apretaban el cuello. Leonardo, el mismo que le había pegado un botellazo a la tarde, ingresó a la casa de Liliana y torturó al perro casi hasta matarlo. No se robó nada, solo quiso lastimar al animal.

Tras llevarlo a una guardia, Roma quedó internada y ya lleva 72 horas peleando por su vida. El panorama es delicado. El primo del atacante se acercó a la mañana siguiente a pedir disculpas por lo sucedido.

Liliana, la dueña de Roma, hizo la denuncia policial y agregó que la familia del atacante consume alcohol y drogas a cualquier hora.