Ladrones torturaron a una pareja de jubilados y luego les ofrecieron agua y remedios: "Menos mal que se tranquilizaron"



Ahí se hicieron presentes dos ladrones que, tras ingresar por la parte trasera de la casa, sorprendieron a la pareja de adultos mayores que recién se despertaba.

“Yo me acerqué a abrir la puerta que comunica con el fondo de la casa para sacar a mi perrita. En ese instante se abalanzaron dos delincuentes, uno de los cuales me tapó la boca con una mano y me ordenó ‘metete para adentro’”, contó la víctima.

Y agregó a su relato: “El mismo ladrón me encerró en el baño y me ató las manos con cordones de zapatilla. Enseguida me robó la alianza que tenía de los 67 años que llevamos de casados con mi señora”.

El dramático robo sucedió antes de los festejos de fin de año. “Se llevaron hasta botellas de sidra, vino y de gaseosas, que íbamos a llevar a la casa de nuestro hijo la noche del 31 de diciembre”, aseguró.

Los sujetos revolvieron toda la casa y permanecieron en el interior casi dos horas.

“Revisaron hasta los libros de mi hijo”, detalló José. El momento más tenso fue cuando los ladrones los torturaron bajo la amenaza de cortarles la lengua. “Nos advirtieron que si hablábamos, nos la cortaban”, aseguró la víctima.

Para colmo, como en un acto de “solidaridad” con los damnificados, los ladrones les preguntaron si necesitaban algún remedio.

“Menos mal que se tranquilizaron, nos ofrecieron hasta agua”, sentenció la víctima.