El dolor de la madre de los cuatro hermanitos muertos en el derrumbe de una losa: “Se me fue la vida”



Benicio y Noah, mellizos de 4 años, Lorenzo, de 6, y Santino, de 10, son los cuatro hermanos que murieron en la madrugada del lunes al derrumbarse el techo de su habitación, en una casa de El Jagüel, cerca de Monte Grande. Por la tragedia, la pareja de la madre de las víctimas quedó en la mira de la Justicia.

“Se me fueron, noooooo nooo nooooo, se me fueron, angelitos de mamá, decime que es una pesadilla, por Dios, hijos míos nooooooo”, escribió horas después Pamelsa Nisi, la mamá de los chicos, en su perfil de Facebook.



En otra publicación, junto a un video de dos de los nenes jugando, agregó: “Quién me saca este dolor, no puedo más. Por qué la vida es injusta conmigo. Los extraño mi Lolo, mi Santi y mis bebés”.

En medio de tanto dolor, una fuente cercana a la causa indicó a Infobae que la fiscal de la UFI N°3 de Lomas de Zamora, Vanesa González, ordenó la detención del novio de Nisi, Catalino, López, a quien imputó por el delito de homicidio culposo agravado por la multiplicidad de víctimas. El hombre se negó a declarar.

De acuerdo a las primeras informaciones, horas antes del desmoronamiento “el detenido había sacado los escombros que había en el patio para hacer lugar y los puso sobre la losa, justo en la parte de arriba de la habitación de los chicos”. “Se habían depositado 5 metros, o un peso de 5.000 kilos, aproximadamente, de material en el techo para una posterior ampliación”, agregó el vocero.



Para los investigadores, esto habría sido lo que provocó el derrumbe y por ello la causa cambió a homicidio culposo y se ordenó la detención de López.

Desde las redes sociales, vecinos y allegados a la familia de las víctimas iniciaron una campaña solidaria con el objetivo de recaudar fondos para costear los gastos del sepelio.