VILLA GESELL: El video que complica a Blas Cinalli en el crimen de Fernando Báez Sosa



Blas Cinalli es uno de los jóvenes imputados en el juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa, que comenzará el 2 de enero de 2023. El acusado fue uno de los primeros agresores incriminados, su material genético apareció debajo de las uñas del adolescente asesinado a la salida de un boliche en Villa Gesell.

En un principio, había sido señalado como uno de los partícipes secundarios del homicidio, ya que no se le atribuía un rol preponderante. Sin embargo, en aquel momento, la posterior aparición de videos en los que se lo puede ver agrediendo a la víctima, lo posicionaron como principal sospechoso.

Desde entonces, se filtraron una serie de audios y mensajes que envió a un conocido, en los cuales brindó algunos detalles acerca de como se produjo el primer cruce con Fernando, y concluyó la conversación admitiendo que mató al joven de 18 años.

El video que complica a Blas Cinalli por el asesinato de Fernando Báez Sosa



Blas Cinalli, uno de los rugbiers acusados de asesinar a Fernando Báez Sosa en Villa Gesell apareció en uno de los videos golpeando al joven. Además, durante la autopsia se encontró su ADN en las uñas de la víctima.



Los investigadores analizaron el video y determinaron que así comenzó la brutal paliza a Fernando. Asimismo, detallaron: “Se acerca por detrás el masculino de chomba gris, identificado como el imputado Ciro Pertossi, Blas Cinalli y otros, no lográndose determinar la participación de cada uno, por la brevedad del registro fílmico y la mala calidad de la imagen”.

Quién es Blas Cinalli, el joven que compartió audios celebrando la victoria frente a la pelea con Fernando

Tiene 20 años y es oriundo de la ciudad bonaerense de Zárate.

Es uno de los ocho acusados por la muerte del adolescente asesinado a golpes, el 18 de enero de 2020, junto con Luciano Pertossi, Ciro Pertossi, Lucas Pertossi, Ayrton Viollaz, Máximo Thomsen, Enzo Comelli y Matías Benicelli.

El imputado jugaba al rugby en el club Náutico Arsenal Zárate, y hasta ese entonces era socio activo de la institución. Actualmente fue suspendido del club, al igual que otros tres agresores, y se espera a la decisión judicial para avanzar con la expulsión.

Un apoderado del club confirmó estar al tanto de que tenían conductas violentas en grupo de manera habitual.

Un testigo de los hechos, declaró haber visto a Cinalli agredir a Fernando en el momento en el que este se encontraba arrodillado, completamente indefenso.

La difusión de unos videos donde se lo puede ver a Blas lanzándole patadas y puñetazos a Báez Sosa, lo ubicó como principal sospechoso.

Mientras se dirigía a un Mc Donald’s, Cinalli se comunicó con otro compañero que viajaba a la ciudad costera. En la conversación comentó lo sucedido sin mostrar arrepentimiento alguno.

“Dos convulsionaron, a uno lo mandamos al hospital sin signos vitales. Ahora estamos yendo a comer a ver qué pasa”, señaló Blas en la conversación con su amigo. Minutos más tarde, el acusado le confirmó a su conocido el fallecimiento de Fernando: “Amigo, flasheamos. Matamos a uno”.

La trascendencia del chat entre el imputado y su amigo perjudicó las declaraciones que luego harían sus compañeros, Máximo Thomsen y Ciro Pertossi, que le manifestaron a la fiscal Verónica Zamboni desconocer de qué se los acusa.

En la primer declaración frente a la fiscal y al juez de la causa, Cinalli expresó estar asustado: “Tenemos todos miedo, por el tema de la cárcel, por la ventana nos gritan cosas, nos dicen que nos esperan”.

Del mismo modo afirmó que el grupo se siente “vulnerable” ante las filtraciones de los detalles de la investigación en los medios de comunicación.