Los desesperados gritos de un padre para que los ladrones no se llevaran el auto con su hijo adentro: “¡Dejálo al nene, dejalo al nene!”



David, vecino de la localidad de San Justo, nunca se imaginó que sería víctima de un violento robo a las 6 de la mañana de un sábado, algo que finalmente ocurrió este fin de semana. De repente, el hombre se encontró rogándoles a tres delincuentes que no se llevaran a su hijo de 8 años con el auto. “¡Dejalo al nene, dejalo al nene!”, gritó desesperado.

Anteayer por la mañana, padre e hijo se alistaban para pasar unas horas juntos en un campamento. Estaban terminando de cargar el vehículo en la puerta de su casa, en la calle Lartigau, cuando un automóvil Toyota Corolla negro pasó por al lado en dirección contraria. Segundos después, ese mismo rodado volvió tras sus pasos y se detuvo al lado del auto de las víctimas.

Tres delincuentes armados descendieron y comenzaron a amenazar a David, que había alcanzado a poner el auto en marcha. El niño, en tanto, ya se encontraba dentro del rodado. “Eran las 6 de la mañana. ¿Qué te podés imaginar que estos tipo salgan a laburar?”, contó el hombre a LN+.

Una cámara de seguridad privada registró el violento episodio. “Hay que sacar al nene”, se oye decir a la madre del niño. A punta de pistola, los ladrones bajaron a las víctimas del vehículo, que nunca se resistieron, y los empujaron hacia el portón de la casa para luego escapar con el auto robado.

No es la primera vez que este niño es víctima de un robo. “Ya nos pasó una vez. Es horrible decirle todo el tiempo al nene que se cuide, que mire para todos lados”, agregó David, que confirmó que el auto finalmente fue hallado en Castelar.

Luego del brutal episodio, padre e hijo mantuvieron una conversación. “Primero, el nene pensó que eran amigos, los que venían con nosotros [al campamento], pero cuando vio que entraron con el arma y que yo me bajé del auto ahí se dio cuenta de que nos robarían”, contó David.