Detuvieron a la novia del hombre que atentó contra Cristina Kirchner



Este domingo, Brenda Uliarte (23), novia de Fernando André Sabag Montiel, fue detenida por la Policía Federal en el barrio porteño de Palermo por una orden de la jueza María Eugenia Capuchetti, en el marco de la investigación por el intento de asesinato de la vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner. 

La joven de 23 años fue arrestada en las últimas horas por agentes del Departamento Unidad de Investigación Antiterrorista (DUIA) mientras se encontraba en la estación de Palermo del tren San Martín.

La detención fue ordenada por la jueza María Eugenia Capuchetti, que investiga el intento de magnicidio de la vicepresidenta nacional. La misma fue realizada tras una serie de medidas investigativas, que incluyeron la intercepción judicial de sus comunicaciones telefónicas, según confirmó Télam.

La aprehendida fue trasladada a la sede de Cavia de la Policía Federal, donde permanecerá alojada a la espera de ser indagada en las próximas horas, según precisaron fuentes oficiales.

Hipótesis que complica a la novia de Sabag Montiel

La detención de la pareja de Fernando Sabag Montiel se llevó a cabo bajo la sospecha de que el agresor no habría actuado y que otras personas de su entorno estuvieron involucradas en el ataque realizado el jueves pasado por la noche en la puerta de la casa de Cristina Kirchner. 



Esta hipótesis de los investigadores surge tras el análisis de las cámaras de seguridad, tanto privadas como públicas en el barrio de Recoleta, que mostrarían que Uliarte realizó buena parte del trayecto hacia el edificio de la ex mandataria junto a su pareja. Además de otros elementos que recibió el juzgado, como las llamadas entrantes y salientes del teléfono celular de Sabag Montiel.

Cabe recordar que la joven dio el viernes pasado una entrevista televisiva donde se presentó como Ámbar y se quejó de que la Policía había secuestrado sus pertenencias en el marco de un allanamiento. “Estamos con mucho miedo porque nos quitan la posibilidad de trabajar y nosotros no tuvimos nada que ver”, reconoció la chica. En tanto, este domingo la magistrada le tomó declaración a un “conocido” de Sabag Montiel y también a peritos informáticos que explicaron las razones por las cuales el celular del acusado del atentado hizo un “reseteo” y volvió a “estado de fábrica”.

Por último, la juez Capuchetti decretó el secreto de sumario luego de comenzar a analizar las cámaras de seguridad de la zona del edificio. De esta forma, pretenden tratar de resguardar el expediente del resto de las partes.