LA MUERTE DE MARCELO MEDINA: El fiscal respondió a la recusación y la familia plantea reparos a las próximas pericias

 


La familia de Marcelo Medina pretende desplazar al segundo fiscal en poco menos de dos meses que investiga la muerte de Marcelo Medina. Esto sucede porque el fiscal Walter Mercuri ordenó una serie de medidas de prueba –que son obligatorias y necesarias- y que podrían derivar en que la causa termine con la carátula de homicidio.

 

La semana pasada los abogados de la familia, Fernando Soto y Martín Sarubbi, plantearon una recusación al entender que hubo un “ocultamiento de prueba y de introducir la prueba luego de producido el allanamiento”.

 

La secuencia sucede el día en que se confirmó que los restos óseos encontrados en el partido de La Costa eran de Marcelo Medina. Al recibirse la confirmación, entienden, eso debería haber aparecido cargado en el sistema y luego se tendría que haber realizado el allanamiento a la casa de los padres.

 

Sin embargo, Mercuri aclaró que el sistema no puede adulterarse al ser digital absolutamente todo queda con una marca de escritura y de acceso a las vistas.

 

AL mismo tiempo lo acusan de no haber tenido “tacto” al hablar con los padres de la víctima durante esa jornada sobre el nuevo impulso de la investigación luego de la confirmación de la muerte del joven desaparecido en mayo último.

 

“Claramente, hizo una investigación como una imputación, no los imputa porque no tiene pruebas. Los tiene como víctimas y los trata como acusados. Esto es una irregularidad grave además del ocultamiento de pruebas y adulteración de pruebas y nada respondió de estas pruebas”, dijo Soto.

 

Agregaron que no tienen muy en claro aún cuáles son los huesos que serán peritados en Mar del Plata para saber si la víctima musió por ahogamiento o por haber sumergido en el agua por voluntad propia.

 

Por eso no descartan agregar más puntos a la recusación en una relación que se quebró entre el jefe de la investigación y los padres de Medina.