Intentaron secuestrar a una nena de 3 años y le ofrecieron dinero a su madre para quedársela



En Misiones, una mujer denunció que su hija, de tan solo tres años, fue víctima de un intento de secuestro y hasta le ofrecieron dinero para comprársela. Ante la reacción negativa, los raptores intentaron robarse a la pequeña tomándola del brazo a la fuerza para subirla en la camioneta.

El hecho sucedió el pasado domingo en la capital provincial de Posadas, y a plena luz del día. La mujer, de 40 años de edad y con identidad resguardada, relató lo sucedido en la intersección de las calles Chacabuco y Santa Catalina, cuando de imprevisto, una camioneta Toyota Hilux de color blanca se detuvo frente a ella y a su pequeña hija.

La versión de los hechos por parte de la madre relató que, una mujer y un hombre de contextura física grande, se acercaron de forma intimidante. Cuando la sospechosa tomó posición, le arrebató a su hija y aceleró el paso en dirección a la camioneta en cuestión. Sin embargo, la mamá actuó de forma exasperada y, por un acto reflejo, le propinó una patada en la panza a la misteriosa mujer y de esa manera logró tener a la criatura en sus brazos. Los agresores lograron escapar tras el fallido intento de secuestro, pero aún así, el peligro no había pasado. La madre realizó la denuncia minutos después del mal momento vivido, y al día siguiente, los mismos raptores regresaron, pero esta vez, a su vivienda. 



Desde el interior de su casa podía observar como dos personas sospechosas se posaron sobre su vereda, y al mismo tiempo alcanzó a escuchar que uno de ellos le llegó a decir “vení, vamos a hablar”.

La madre de la pequeña reconoció uno de los rostros y volvió a realizar la correspondiente denuncia, esta vez, para exigir un botón antipánico y que se revisen las cámaras de seguridad para reconocer a los malhechores. En tanto, los efectivos policiales de la localidad pudieron constatar del vehículo tal como lo describió la madre, ubicado en una vivienda de la avenida Comandante Espora.

Sobre los agresores, se trata de una personas que integran una comunidad gitana y que rápidamente detuvieron al propietario de la casa. En tanto, la causa será revisada por el Juez de Instrucción Nro. 3, Sec. Nro. 2, y se llevará adelante la investigación con los elementos incautados de la vivienda.