Buscan a una adolescente que fue vista por última vez el miércoles pasado



Una adolescente de 17 años es intensamente buscada desde el miércoles pasado, cuando fue vista por última vez en una iglesia evangélica ubicada en la localidad bonaerense de González Catán, partido de La Matanza, de la que se retiró antes del horario en que su padre debía pasar a buscarla.

De acuerdo con la investigación en curso, la joven, identificada como Celeste Brunner, que sufre de esquizofrenia, aunque ya no se encuentra más medicada, se fue del centro religioso para encontrarse con un chico, pero al día siguiente ambos se separaron y ella no volvió a su casa.

“Celeste llegó y pidió prestado un cargador porque tenía poca batería, nos dijo una de las señoras de la iglesia, que aseguró haberla visto nerviosa o apurada. Cuando le devolvió el cargador no le dio ni las gracias, y ella no es así”, aseguró Gastón Brunner, el padre de la muchacha.

En diálogo con la agencia Télam, el hombre explicó que su hija les dijo a algunos testigos que estaban participando ese día de la ceremonia evangélica que “iba a buscar a su novio para llevarlo a la Iglesia, pero nunca regresó”.



“Ahí me enteré que desde hace unos días se estaba hablando con un chico conocido que se llama José y les escribí a los dos, los llamé a los dos y ambos celulares me daban apagados”, recordó Brunner.

José tiene 30 años y realiza tareas en la misma cooperativa agroecológica en la que trabaja el padre de Celeste. Incluso la adolescente frecuentaba ese lugar “porque le hace bien, por el tratamiento que sigue y a ella le gusta mucho estar ahí”.

Cuando fue a buscarla a la iglesia cerca de las 21:26 y se enteró de que la joven se había retirado antes del lugar, comenzó a llamarla a su celular y también al del chico con el que se había ido a encontrar, pero recién el jueves a las 7 de la mañana pudo comunicarse con él, quien en un principio negó haberla visto.

“Sin embargo, después de varios intercambios me reconoció que pasó la noche con ella y que a las 5 la acompañó al cruce de Pontevedra y se tomó el colectivo”, detalló a Télam Nadia, una amiga de la familia que estaba ayudando con la búsqueda.

Durante una entrevista que brindó este lunes a TN, Gastón Brunner precisó que hasta el momento no tiene ninguna novedad de su hija y aseguró que no sospecha de José porque el relato que expuso ante el personal de la Comisaría 2 de González Catán, donde fue radicada la denuncia por la desaparición, coincide con los datos con los que cuentan.

“Después de preguntarle dos veces a José, nos contó que pasaron la noche juntos. Él se acercó a la comisaría, nos llevó a donde pasaron la noche y nos dijo que después tomaros dos colectivos. Las cámaras ratifican este recorrido y donde perdemos el rastro es cuando ella, a las 6:44, toma el colectivo 382, en el cruce de la entrada a Pontevedra y la ruta 21″, detalló.

El hombre precisó que “el chofer de ese interno la reconoció, pero no recordó dónde fue que se bajó”, y les pidió a las autoridades policiales “buscar en las cámaras del municipio y de algunos negocios, o entrevistar a la gente que viaja en ese transporte, que casi siempre es la misma porque lo toma por trabajo”.

“Las imágenes que tenemos muestran que se tomaron dos colectivos. En esos dos momentos se ve cómo suben y bajan juntos. En la tercera, que es cuando ella toma el 382 y él vuelve para Libertad, se separan. Si quería ir a casa o a la cooperativa, Celeste se tendría que haber bajado en el kilómetro 29 o en la estación de González Catán”, señaló.

Sin embargo, Gastón no tiene certezas de que haya llegado a ninguno de esos dos puntos y la incógnita ahora es saber qué hizo la joven después de separarse del chico con el que pasó la noche.

“José también trabaja en la cooperativa, ellos dos estaban chateando desde hacía un tiempo. En este momento te puedo decir que no tengo ningún tipo de sospecha sobre él porque todo lo que relata es corroborado por las cámaras”, agregó.

La adolescente mide cerca de 1,75 metros, tiene pelo negro, con rulos y largo hasta los hombros, también unas manchitas de sol en la cara y es de tez morena, según precisaron los familiares, que remarcaron que el miércoles, cuando fue a la iglesia, usaba un pantalón de jeans y un buzo gris.