Mataron de un balazo en la cabeza a un jugador de fútbol del ascenso para robarle el auto



El futbolista del ascenso Federico Potarski fue asesinado en las últimas horas por delincuentes que lo abordaron para robarle el auto. El joven de 29 años, que jugaba en Berazategui, fue sorprendido cuando trabajaba como remiserio en el barrio San Alberto del partido bonaerense de La Matanza y falleció luego de recibir un disparo en la cabeza.

“Hace poco había empezado a manejar con su Fiat 1.

Tenía que hacerlo a la noche porque a la mañana entrenaba”, contó Alejandro, un amigo de la víctima, y agregó: “Lo mataron cuando estaba trabajando de Uber en una zona difícil de La Matanza. Le dieron un tiro en la cabeza”.

Según las primeras informaciones, el intento de robo habría tenido lugar a unos 20 metros de la entrada al pasillo de la villa San Petersburgo, donde Potarski fue hallado a bordo de su auto. De inmediato, lo trasladaron al Hospital Paroissiens, al que los médicos confirmaron que ingresó fallecido. En la escena del crimen, la Policía recogió una vaina calibre 9 milímetros .



Según consignó Télam, la causa quedó a cargo del fiscal de Homicidios de La Matanza, Federico Medone, quien procura determinar si se trató de un homicidio en ocasión de robo.

“La familia está destruida y muchos jugadores que lo conocían también. Era una de familia muy trabajadora”, manifestó Alejandro, quien sostuvo que su amigo fue asesinado en el marco de un asalto. “Fue un robo, no sabemos si estuvo la posibilidad de que le entreguen el auto. Habrían hecho una llamada ficticia, donde hay una persona que sería la destinataria del auto, pero no existió y hubo una emboscada”, aseguró.

De momento, los asesinos del futbolista se encuentran prófugos y la Policía de San Alberto junto a la DDI trabaja en la recolección de imágenes de las cámaras de seguridad para identificarlos.

Exjugador de Almirante Brown, Deportivo Coreano y Liniers, Potarski había fichado en diciembre de 2021 en Berazategui, club de la primera C del fútbol argentino. Apenas meses antes, estuvo cerca de firmar un contrato para jugar en el exterior, pero la oferta finalmente no se concretó.

“Después de rescindir con Liniers tuve la chance de ir a jugar a Honduras, pero el pase se terminó cayendo. Lo importante es que a pesar de no tener club siempre busqué la manera de estar activo, estar bien físicamente, tanto solo como con profe o en centros de alto rendimiento”, contó entonces a la prensa.