Empezará el tercer juicio por el crimen de María Marta: Ella encontró a su vecino robando y él la mató de 6 tiros



María Marta García Belsunce tenía 50 años cuando la encontraron muerta el 27 de octubre de 2002 en su chalet del country Carmel de Pilar, con su cuerpo semisumergido en la bañera.

A más de 20 años de aquel domingo, este miércoles empezará el tercer juicio por el crimen con el vecino Nicolás Pachelo y dos vigiladores como acusados.

Como en los dos debates anteriores, la sala del entrepiso de los tribunales de San Isidro será el escenario de este nuevo proceso. En esta oportunidad, los fiscales acusarán a Pachelo y a los custodios de haber asesinado a María Marta de seis balazos cuando ella los descubrió robando en el interior de su casa. Tras cometer el homicidio, los tres escaparon con un cofre metálico en el que la víctima guardaba la llave de una caja de seguridad bancaria y chequeras.



El crimen de la socióloga y cofundadora de Missing Children llegó a juicio dos veces, la primera en 2007 con el viudo Carlos Carrascosa en el banquillo de los acusados y la segunda, en 2011, con familiares y amigos acusados de encubrimiento. Pero el culpable no se encontraba entre ninguno de ellos. La Justicia los absolvió o sobreseyó más tarde en distintos fallos.

La acusación a Nicolás Pachelo en el crimen de María Marta García Belsunce

Los tres fiscales que llevarán adelante la acusación son Patricio Ferrari, uno de los fiscales generales adjuntos de San Isidro; Andrés Quintana, que es uno de los de Pilar que hizo la reinvestigación del caso tras la absolución de Carrascosa; y Federico González.

Además de Pachelo, los otros acusados son Norberto Glennon y José Ortiz, exguardias de seguridad de Carmel. La acusación será la misma para los tres, considerados coautores de un “robo agravado por el uso de arma en concurso real con homicidio criminis causa agravado”, delitos que prevén la prisión perpetua.



Cuando en septiembre de 2018, el fiscal Quintana y su colega María Inés Domínguez (ya fallecida), de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 de Pilar, elevaron a juicio el expediente, redactaron el hecho de la siguiente manera: “Se les atribuye el haberse apoderado en forma ilegítima -valiéndose para ello del empleo de un arma de fuego calibre 32 largo aún no individualizada, apta para producir disparos- de una caja metálica de color gris de pequeña dimensiones perteneciente a la Asociación Amigos del Pilar”.

En el requerimiento, al que tuvo acceso y difundió Télam, los fiscales explicaron que dentro de ese cofre había “una llave de caja de seguridad nº 43 del Banco HSBC, Sucursal Pilar” y “tres chequeras a nombre de la Asociación Amigos del Pilar de la cuenta 117000043/6 del banco HSBC”.

La llegada imprevista de María Marta y el cambio de planes

“Ello ocurrió el pasado 27 de octubre del año 2002, momentos antes de las 18.10 horas. A tal efecto, según la división de roles y el plan previamente acordado, los aquí imputados Nicolás Roberto Pachelo, José Ramón Alejandro Ortiz y Norberto Glennon, en coautoría funcional, ingresaron a la propiedad ubicada en la calle Santa Lucía sin número del barrio Carmel Country Club (?), donde residían María Marta García Belsunce y Carlos Alberto Carrascosa, con la finalidad de apoderarse de dinero y objetos de valor”, señala la acusación.



Y continúa: “Así, mientras se encontraban desarrollando su plan delictivo en el interior de la vivienda, entre las 18.10 y las 18.30 horas, fueron sorprendidos por la llegada de María Marta García Belsunce, quien encontró a los imputados dentro de la propiedad, en la parte superior de la casa, circunstancia que modificó su plan inicial, quienes -con la finalidad de dar muerte a la misma y así consumar el apoderamiento ilegítimo, asegurar su resultado y procurar su impunidad- se trenzaron en lucha con aquella, con el objeto de reducirla, propinándole golpes de puño en el rostro y en el cuerpo”.

Los investigadores describen entonces las siete lesiones por golpes que sufrió María Marta en distintas partes de su cuerpo, para finalmente relatar el momento del homicidio.

“En función de la resistencia presentada por la víctima y, con la señalada finalidad de dar muerte a la misma y así consumar el apoderamiento ilegítimo, asegurar su resultado y procurar la impunidad de los aquí imputados, uno de ellos efectuó -con el arma de fuego calibre 32 largo que uno de ellos traía consigo- seis disparos sobre María Marta García Belsunce”, dice la imputación.

Los fiscales detallaron que uno de esos balazos -luego descripto como el famoso “pituto” que fue arrojado por el inodoro-, provocó una “lesión superficial” y un “rebote” en el sector de la “bóveda craneana”, pero que los otros cinco disparos fueron hechos “a corta distancia”, penetraron en el cráneo por sobre la región auricular izquierda y le ocasionaron la muerte a la víctima, tras lo cual escaparon.

Pachelo pidió no ser cambiado de cárcel porque estudia periodismo en la Unidad 9 de La Plata

Pachelo es el único de los tres imputados que llega al juicio oral preso -está alojado en la Unidad 9 de La Plata-, pero no por el crimen de María Marta en el que en 2017 fue imputado e indagado en libertad, sino porque desde 2018 cumple prisión preventiva en el marco de otra causa en la que lo detuvieron por una serie de ocho robos y hurtos en countries, y por la que será sometido a un segundo juicio por el mismo TOC 4 una vez que termine el de García Belsunce.

La defensa de Pachelo estará a cargo de los abogados Roberto Ribas y Marcelo Rodríguez Jordán; la de Glennon de los letrados Sergio Loto y Agustín Palladino; y la de Ortiz de las defensoras oficiales María Ventresca y María Eugenia Nigro.

A horas del inicio del juicio que lo tendrá como protagonista, Nicolás Pachelo pidió al tribunal que lo juzgará que no lo cambien de prisión porque estudia la carrera de periodismo en su actual lugar de alojamiento, la Unidad 9 de la ciudad de La Plata.

El planteo fue presentado ayer por uno de los codefensores del acusado, Marcelo Rodríguez Jordán, ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 4 de San Isidro donde se llevará a cabo el debate.

“Con motivo de la próxima iniciación del debate, a pedido de nuestro asistido solicitamos que el mismo no sea cambiado de unidad para presenciar el juicio, ya que no querrá estar presente todos los días del debate”, dice el texto.

La defensa luego aclara que Pachelo “cursa la carrera de periodismo en la Unidad 9″ del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB), ubicada en la ciudad capital de La Plata y que con esta petición, cuyos fundamentos ampliarán al inicio del debate, quieren “evitar la permanencia provisoria en reparticiones que no conoce”.

Con este escrito, Pachelo le adelantó a los jueces que no es necesario que lo trasladen a una unidad penal más cercana a los tribunales de San Isidro porque no querrá asistir a las jornadas del juicio y que prefiere quedarse en la Unidad 9, donde está desde principios de año.

El canal de YouTube de la Suprema Corte de Justicia de la provincia de Buenos Aires transmitirá este miércoles el inicio del juicio, pero no cuando en las otras 30 audiencias previstas comience a exhibirse la prueba o declaren los 145 testigos citados.

El viudo, particular damnificado

El viudo Carrascosa, de 77 años, que por primera vez en la historia de la causa será particular damnificado en este expediente, después de haber sido imputado, juzgado, condenado y luego absuelto de manera definitiva, no asistirá hoy al juicio, ya que tomó la decisión de incorporarse a las audiencias luego de que declare como testigo, algo que no va a ocurrir en las primeras jornadas.

Carrascosa, y también su cuñada María Laura García Belsunce, estarán representados como damnificados por el abogado Gustavo Hechem, quien ahora es el dueño del chalet del country Carmel de Pilar donde asesinaron a la víctima hace 20 años.