Un nene de 2 años mató a su papá de un disparo por la espalda, mientras la víctima jugaba a un videojuego




Un nene de dos años mató a su padre, quien falleció a raíz de una herida de bala efectuada de manera accidental con un arma de fuego calibre 9 milímetros durante un terrible drama familiar ocurrido en Florida, Estados Unidos.

La tragedia ocurrió el 26 de mayo en una casa ubicada cerca de Orlando, donde la policía acudió a la residencia de la víctima tras recibir una llamada de emergencia que daba cuenta sobre un herido grave.

Al llegar al lugar, los oficiales se encontraron con la dramática escena: la mujer identificada como Marie Ayala le realizaba un masaje cardíaco a su esposo, Reggie Mabry, quien permanecía tendido en el suelo en medio de un charco de sangre.

En un primer momento, los uniformaos creyeron que el hecho estaba relacionado con un suicidio de la víctima. Así lo explicó el sheriff del condado de Orange, John Mina, durante una rueda de prensa donde relató lo ocurrido.

Sin embargo, el hombre aseguró que fue el mayor de los tres niños de la pareja, un chico de cinco años, quien informó a los agentes que había sido su hermano de dos años quien había disparado a su padre por la espalda.

Según pudieron reconstruir los investigadores, el pequeño encontró la pistola en una bolsa que Mabry había dejado en el suelo y le disparó a su papá por la espalda mientras éste jugaba a un videojuego en la computadora, mientras toda la familia se encontraba en el único dormitorio de la vivienda donde pasó la tragedia..

Entre otras cosas, el sheriff aclaró que Mabry y Ayala estaban en libertad condicional después de cometer delitos de negligencia infantil y de consumo de narcóticos.

Ayala, de 28 años, quedó detenida por homicidio involuntario, tenencia de arma de fuego por parte de un delincuente condenado y violación de la libertad condicional.

“Los propietarios de pistolas que no aseguran bien sus armas están a una fracción de segundo de que ocurra una de estas tragedias en sus hogares”, lamentó Mina. ”Ahora estos niños han perdido a sus dos padres. Su padre está muerto. Su madre está en la cárcel. Y un chico tiene que vivir sabiendo que disparó a su padre”, agregó.