MADARIAGA – EXCLUSIVO - Un año de maltrato, suspensión sin motivo y amenazas: Así sufre uno de los ferroviarios que denunció a su jefe

 


Oscar Prioto llegó a inicios de 2021 procedente de Capital Federal para desarrollar labores en Trenes Argentinos entre las Estaciones Madariaga y Pinamar. Había pedido el pase desde otra línea que también opera la empresa estatal y a poco de iniciar con su trabajo su jefe directo, Mario Pisano –al que todos llaman Jefe de Estación Madariaga aunque no está titularizado en ese cargo-, comenzó a hostigarlo; según el relato que realizó a CNM a través de su abogado Sebastián Albarengue.

 

En la tarde de este jueves 23 de junio, CNM expuso diversas denuncias de afectados que sostienen que el Jefe de la Estación Pinamar, Marcelo Vendramin, y su subalterno, Pisano, amedrentan a operarios que tienen a su cargo. Ambos responden al Massismo y son oriundos de Villa Gesell.

 

En el caso Prioto, las situaciones fueron escalando día tras día desde marzo de 2021. En principio fue un informe por tener incompleto el uniforme laboral que da la compañía que demoró 6 meses en enviarlo en su totalidad y el operario debió soportar una carátula que rezaba: "Mala presentación personal, no tener el uniforme en forma completa (pantalón y calzado) y aseo personal".

 

“Eran mentiras degradantes con incesantes situaciones de persecución que tornaron insoportable el clima laboral, no solo con mi cliente sino con el resto de sus compañeros”, expresó su letrado patrocinador.

 

En otra oportunidad Prioto no pudo presentarse a la Estación Divisadero por un paro en la línea de colectivos de Costa Azul. Ése era su medio de transporte para llegar hasta la terminal del ramal a pocos kilómetros de Pinamar. En tal sentido, lo que hizo fue presentarse a desarrollar tareas en Madariaga pero su superior no tuvo contemplación y, a consecuencia de esto, lo sancionaron con una suspensión y descuento en sus haberes.

 

“Me fue enumerando incontables situaciones de persecución y hostigamiento, también le dieron uniformes sucios, usados, en mal estado y lo obligaron a que lo use”, comentó Albarengue.

 

En el relato se remarca la posición dominante que ejerció sobre el trabajador con el objetivo de causarle miedo e inestabilidad psicológica. “Sobre ello, mi cliente mencionó que Pisano emitía frases desafortunadas como que quería hacer echar a quienes eran de Buenos Aires”, dijo el abogado.

 

Lo usaban hasta como “trapito”

 

La historia de más de un año de ataques llega al punto tal que Oscar Prioto indica que llegaron a pedirle que sea “trapito” en el estacionamiento de Divisadero. Su categoría es boletero pero había oportunidades donde debía limpiar el salón, acomodar la estación y hasta subir y bajar señales; algo completamente prohibido en el manual de seguridad de Trenes Argentinos.

 

“Gran parte de las tareas una las puede hacer como colaborador y hasta por miedo de perder el trabajo pero todo era muy denigrante”

 

Según supo CNM, Trenes Argentinos inició expedientes para corroborar los relatos y tomar medidas ejemplares.