Se fue a vivir con su novia, a las dos semanas la mató y confesó en la comisaría



Oscar Genaro Bisignano (51) salió de la casa y subió a su Renault Kangoo con los dos hijos de su pareja, de 1 y 6 años. Manejó quince cuadras hasta la comisaría del barrio, en Parque Patricios, y apenas entró le dijo al policía que lo atendió: "Me mandé una macana, le pegué a mi mujer, no sé cómo está".Su mujer era Erica Paola Yapichino (38), que se había separado del papá de sus hijos y llevaba apenas dos semanas viviendo con Bisignano en la propiedad de la calle José C. Paz al 3400.

Cuando la Policía llegó a la casa, encontró a la víctima muerta en la planta alta del PH. El hombre la había ahorcado. La autopsia confirmó que la muerte fue provocada por "asfixia mecánica por compresión cervical-estrangulación manual".



El femicidio ocurrió el 12 de septiembre de 2016, pasadas las ocho de la mañana. De acuerdo a la versión que dio el sospechoso en la por entonces comisaría 32da. de la Policía Federal, discutió con su pareja y la tomó del cuello hasta que la mujer "dejó de moverse".

Bisignano subió a su Kangoo a los hijos de Erica, un nene de 1 año y una nena de 6, y condujo hasta la comisaría, donde lo atendió el oficial de servicio y confesó el crimen.

Tras el hallazgo del cadáver, el femicida quedó detenido, a disposición del juez en lo Criminal de Instrucción porteño 2, Manuel Gorostiaga, a cargo de la instrucción de la causa. Ahora, la Cámara Nacional de Casación en lo Criminal y Correccional confirmó su condena a prisión perpetua.

Desde un principio, los peritos no detectaron en el lugar ningún elemento que pusiera en duda o contradijera la versión inicial brindada por el hombre.

Mientras tanto, los dos hijos de la víctima -trabajaba en el Banco de la Provincia de Buenos Aires- fueron retirados por su padre biológico, el ex marido de Yapichino.



La Sala II, integrada por los jueces Eugenio Sarrabayrouse, Horacio Días y Daniel Morin, confirmó la sentencia del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 20 por el delito de "homicidio agravado por tratarse la víctima de una persona con la que mantuvo una relación de pareja" y rechazó la apelación de la defensa.

Según Télam, la Cámara de Casación convalidó el fallo de primera instancia en el que determinó que Bisignano "comprendía la criminalidad de los actos y podía dirigir al momento del hecho sus acciones".

Además, las presuntas "circunstancias extraordinarias de atenuación" que alegó la defensa fueron descartadas por las situaciones previas al hecho, las conclusiones de los peritajes, el modo en que ocurrió el crimen y las acciones posteriores del acusado.

"Las juezas y el juez, basados en los informes y declaraciones de los profesionales que examinaron al imputado al poco tiempo de producido el hecho, concluyeron que '…nada de eso habría llegado al punto de afectar su imputabilidad o, al menos, nada ha sido probado de manera fehaciente en el debate….", recordó la Sala II.